Conoce las medidas sanitarias implementadas por la Universidad para el Plan de Retorno Parcial
Universidad Academia de Humanismo Cristiano
Somos Academia. 6to Proceso de Acreditación, 2021
ESTUDIANTES | ACADÉMICOS/AS | FUNCIONARIOS/AS

Preguntas frecuentes del Proceso de Acreditación


Es un marco referencial que orienta a la comunidad universitaria para avanzar en el cumplimiento de un conjunto de exigencias mínimas, que garantizan que la institución cuenta con las condiciones requeridas para realizar sus funciones académicas: investigación, docencia y Vinculación con el Medio y extensión, y cómo todo aquello se internaliza en el quehacer de la Universidad.


Para resguardar la garantía de calidad, favoreciendo y orientando a la institución a consolidar de manera transversal un sistema de mejora continua, cuyo principal objetivo es la evaluación organizacional que se realiza a través del seguimiento, monitoreo y la propia autorregulación; a través de procesos de autoevaluación y rendición de cuentas, donde se fortalece aquello que se logra o se destaca como avance, para que se mantenga y siga su desarrollo, pero también para detectar brechas que requieran de ajustes o mejoras.


La comunidad universitaria representada por los diferentes estamentos: rector, vicerrectores, directivos de unidades académicas y de gestión, académicos, estudiantes, profesionales y personal administrativo, entre otros.


La base sobre la que se sostiene el MAC de la UAHC es el Modelo Educativo y el Modelo de Inserción Territorial, asignándole importancia a la noción de “aprendizaje continuo”, lo que promueve la coherencia y articulación institucional entre el Plan Estratégico, los planes de desarrollo (de corto y largo plazo) y el cumplimiento de metas institucionales que dan cuenta de las prácticas de gestión con fines de autorregulación.


Debería incrementar de forma progresiva y constante los niveles de calidad de los insumos, procesos y servicios de las actividades académicas y administrativas, puesto que se busca la excelencia de la organización en todas sus áreas para el beneficio de sus estudiantes, fundamentalmente.

Para esto debería:

Utilizar la información y resultados de procesos para la toma de decisiones, con vistas a aportar en el cumplimiento de la Misión, Visión y principios institucionales.


La acreditación es una rendición de cuentas que viene a verificar la coherencia institucional, es decir, si nuestra Universidad tiene la capacidad de cumplir los compromisos expresados tanto en la Misión como en los principios y valores en las diferentes funciones que asume, como la docencia, la investigación y la Vinculación con el Medio y la extensión.

Por lo tanto, se espera que el MAC facilite la evaluación de la efectividad institucional que se realiza a través del seguimiento y control, tanto de los procesos realizados por diferentes unidades, como de los resultados obtenidos tanto en el ámbito de la gestión académica como administrativa.


La Ley N°20.129 señala explícitamente que las instituciones de Educación Superior (IES) deben “…considerar los siguientes aspectos:

  1. a) La Institución debe contar propósitos y fines institucionales claros que orienten su desarrollo y con políticas y mecanismos formales y eficientes que velen por el cumplimiento de los propósitos declarados en su misión institucional.
  2. b) Debe demostrar que sus políticas y mecanismos de aseguramiento de la calidad se aplican sistemáticamente en los diversos niveles institucionales de manera eficiente y eficaz.
  3. c) Debe evidenciar resultados concordantes con los propósitos institucionales declarados y cautelados mediante las políticas y mecanismos de autorregulación.
  4. d) Debe demostrar que tiene capacidad para efectuar los ajustes y cambios necesarios para mejorar su calidad y avanzar consistentemente hacia el logro de sus propósitos declarados.” (CNA, s.f., p.4)

La Ley N° 21.091, sobre Educación Superior, exige a las instituciones, entre otros aspectos establecidos en el cuerpo normativo, acreditar un grupo de carreras de manera obligatoria, pero también obliga a fortalecer las políticas y mecanismos internos que posibiliten la autorregulación del conjunto de programas y carreras, de manera de asegurar en el sistema la calidad de las Instituciones de Educación Superior.