En el contexto de la emergencia por COVID-19Desde la UAHC el Foro NO+ advierte de abusos cometidos en nombre de política sanitaria

En Artículo del Boletín DIVIM (15 de abril de 2020)

El Foro NO+, del cual forma parte la UAHC junto a otras organizaciones sociales, ha denunciado permanentemente la situación de los/las detenidos en el contexto del estallido social. Recientemente, este colectivo de intelectuales, artistas e instituciones de la sociedad civil divulgó un clip en el que personalidades del mundo de la cultura llamaban a la solidaridad con las familias de los jóvenes detenidos en el contexto de la movilización social a partir del 18 de octubre del año pasado. Asimismo, el foro ha llamado a tomar medidas concretas y solidarias en materia de salud para todas las cárceles de Chile. Entre ellas, la liberación de estos jóvenes en prisión preventiva que permitiría descongestionar el histórico hacinamiento de las cárceles que amenaza con convertirse en un foco de contagio de COVID-19.

Los derechos humanos son inalienables y su respeto no tiene ninguna relación con la situación penal. Las personas encarceladas por manifestarse durante los meses previos pueden, perfectamente, cumplir su prisión preventiva en sus domicilios lejos del foco de eventual contagio del coronavirus que representa la prisión”, ha advertido el rector de la UAHC, Álvaro Ramis, también integrante del Foro NO +; para quien se deben garantizar en derecho la salud de la población en general con criterios de total imparcialidad.

Desde una perspectiva utilitarista, es probable que algunos justifiquen vulneraciones a los derechos humanos como parte de una dinámica del sálvense quién pueda en la ley eterna del más fuerte. “También dirán que por el bien de la “mayoría” hay que sacrificar a las minorías débiles, enfermas o mal preparadas. Todos estos discursos ya están en marcha y calientan el ánimo para justificar una teoría del sacrificio expiatorio, que legitime la inmolación de los de siempre, en manos de los de siempre”, plantea Ramis en su columna “La economía del día después de la cuarentena”.

De la pausa a la inacción

La pandemia del coronavirus es una aparente instrucción forzada a la inacción dentro de la cuarentena y contra esa pausa, el abogado de DDHH, Roberto Celedón, parte del Foro No +, llama a estar atentos a dos metas: “Es muy importante mantener vivo el compromiso con la defensa de los derechos humanos pues el tema del coronavirus modifica el contexto de la realidad social y política que vivía el país y también el concierto internacional , en ese contexto, ya lo señaló la Alta Comisionada de DDHH de la ONU, debemos estar atentos para que, a título de medidas de emergencia sanitaria, no se provechen de restringir o coaccionar otros derechos humanos distintos al derecho a la vida y a la salud”, sostiene.

En segundo lugar, tampoco hay que perder de vista -agrega- las demandas ciudadanas respecto al proceso constituyente que, aunque se haya postergado el plebiscito, sigue siendo un tema extraordinariamente relevante para el futuro de nuestro país y la recuperación en plenitud de su democracia.

Así lo cree también la docente del Observatorio de Educación en Derechos Humanos de la UAHC, Isabel Plaza, quien lamenta que las instituciones de justicia evidencien su poca formación en DDHH al no proponer los avances comprometidos en el Plan Nacional de DDHH proyectado para ser cumplido en 2021. En medio del debate sobre la eventual excarcelación de detenidos por crímenes de lesa humanidad, la académica hace eco de la campaña legítima del Foro NO + del que se valen la derecha y los militares en retiro.

“Esa ausencia de conocimiento queda manifiesta cuando se pide que los criminales en estas cárceles, que cuentan con excelentes condiciones médicas, sean favorecidos respecto de los presos comunes, muchos de los cuales son detenidos en el contexto de las movilizaciones durante el Estallido Social. Los principios del acceso a la justicia y a la salud son contenido básico de la Declaración Universal de los DDHH. Es algo que no se está cumpliendo”, plantea.

Una herramienta de desmovilización social

El rector Álvaro Ramis, también integrante del Foro NO +, recalca también que si bien el efecto de la cuarentena ha sido mundial, el cierre se vive en nuestro país de una manera particular.  “En el caso chileno se diferencia que la condición de la pandemia exija la cuarentena como un elemento estructurante de la convivencia y de la prevención de la salud, y se le sume una voluntad de convertir la pandemia en una herramienta de desmovilización social que cumple un rol que es usado en ese aspecto”, estima la autoridad. Un dato para tener en cuenta respecto de discusiones sobre el uso de la fuerza y del control civil.

También sostiene que, justamente, la defensa de los DDHH requiere de un contexto favorable en cuanto al movimiento, la posibilidad de acudir a la justicia expeditamente y otras acciones que la cuarentena impide. “En esa emergencia se tiende más bien a restringir las posibilidades de ejercer esos derechos lo que genera la búsqueda de condiciones de articulación frente a los derechos vulnerados”, dice respecto a las posibilidades que la tecnología de comunicación permite, pero que abre el debate sobre otra ilusión. La de un país sin brecha digital. Un tipo de desigualdad que se suma al aumento de los casos de violencia intrafamiliar que quedan silenciados entre cuatro paredes durante este período excepcional, por ejemplo. “La inequidad del acceso a redes de información y tecnología como internet deja a muchos excluidos en el camino y esas brechas inciden también en el ejercicio de los derechos humanos y principios de igualdad que se ven altamente desfavorecidos”, plantea la autoridad e integrante del Foro NO +.

Palabras clave: , , ,