Feliz Cumpleaños Levi-Strauss: Clases de estructuralismo para carabineros en dictadura

En Punto de vista (6 de diciembre de 2018)

(*) Por Luis Campos

Columna publicada en The Clinic

Se cumplen 110 años del nacimiento del antropólogo Claude Levi Strauss. Desde que conocí la antropología estuvo siempre presente. En las clases de Gilberto Sánchez, el maestro, pude entender algo de esa perspectiva estructuralista que me ha servido como forma de pensar las diferentes realidades que he conocido hasta ahora en terreno. Cuando trabajé la comida, (lo crudo, lo cocido y lo podrido), el triángulo culinario, fue pieza clave para orientar, paradójicamente, una comprensión no estructuralista de la comida mapuche. Luego, cuando fui a la fiesta de la Tirana, lo primero que se me vino a la cabeza fue el bricolage del mismo Levi-Strauss y la manera en que un universo como el de las vírgenes podía ser conformado a través de retazos, intentando, sin lograrlo, dar cuenta de la lógica que estaba detrás de la selección de los íconos desplegados en las andas y altares. Nuevamente la solución vino desde más allá del estructuralismo.

Pero la mejor experiencia que tuve con Levi-Strauss fue cuando los carabineros, ya hacia el final de la dictadura, me detuvieron una noche en que volvía de trabajar en un restaurante, cargado de la mochila de antropólogo que había llevado conmigo todo el día. Siendo sospechoso de sedición, me apuntaron con sus fusiles y contra la pared vi como mi bolso era registrado centímetro por centímetro. Lo primero que aparecieron fueron las fotos de la limpia de canales de Socaire adonde había ido un mes antes. Ahí estábamos con palas frente a las acequias. Y como era el tiempo de los arsenales de Carrizal Bajo, la primera pregunta fue clara: “¿Qué están enterrando aquí?”.

De espaldas, con el fusil en mi nuca, le expliqué lo que era, lo que lo dejó más intrigado aún. A continuación tomó la libreta de campo del mismo terreno en donde se hacía referencia a los cargos de la fiesta, Sargento, Capitán, Alférez…La nomenclatura militar nuevamente me ponía en el camino de la rebeldía armada. Mirando la pared y a esa altura muerto de miedo, le expliqué el origen de los cargos ceremoniales y el porqué de esos nombres que provenían del ámbito castrense. Conformado solo a medias tomó la grabadora y escuchó algunas partes de las entrevistas, todavía con la duda de si estaba frente a un aprendiz de algo o frente a un revolucionario dicho y hecho en la lucha contra la dictadura.

No conforme con sus geniales hallazgos siguió la revisión con los textos y se encontró primero un artículo fotocopiado de Pierre Clastres, “La Sociedad contra el Estado“. A pesar de no poder mirarlo, por el tono de su voz y por sentir cada vez más el fusil enterrado en mi cabeza, pude percibir el brillo de sus ojos de cazador de terroristas. Y aunque eran las 2:20 de la mañana tuve que dar cuenta del también discípulo de Levi-Strauss y explicarle a un carabinero armado, soldado raso de una guerra que existía sólo en su cabeza, de las ideas acerca de la evolución de la organización política de las sociedades, del evolucionismo y de la deuda de los súbditos con respecto al Estado. Con seguridad que no entendió nada y decidió pasar al último texto, un libro de Lucien Sebag titulado “Marxismo y Estructuralismo”. Y todavía con el fusil en la cabeza tuve que responder a la genial pregunta que surgió de ese fin de dictadura, de la mente de un carabinero que lo único que quería hacer era encontrar un subversivo para irse a casa tranquilo.

A pesar de la distancia de los años, todavía recuerdo con claridad sus palabras –“Aquí si que te pillé cabrito. Marxismo lo entiendo, pero ¿Qué es estructuralismo?”– Y cerca de las tres de la mañana, todavía sin poder darme vuelta, tuve que dar una extensa clase acerca de las estructuras, de cómo las cosas no cambian, de la importancia del orden para el estudio de las sociedades y de la vida y obra del mismísimo Claude Levi-Strauss. Producto de mi elevada disertación, digna de la mejor defensa de título y ante el evidente aburrimiento del Sr. Oficial, fui exonerado de cargos y enviado a mi casa que paradójicamente quedaba a menos de 50 metros de ahí.

A los 110 años del nacimiento de Claude Levi Strauss un saludo para todos y ojalá puedan tomarse una copa por el insigne antropólogo. ¡Feliz Cumpleaños Levi-Strauss!

 

(*) Doctor en Antropología, licenciado en educación e investigador principal del Centro Interdisciplinario de Estudios Interculturales e Indígenas (ICIIS). Docente UAHC.