Papa Francisco ¿el invitado de piedra?

En Punto de vista (2 de noviembre de 2017)

 (*) Por José Orellana

Columna publicada en el blog de opinión de Cooperativa

Entre US$ 7 a 11 millones costaría la venida del Papa a latitudes nacionales. Quién lo diría… la inminente visita del Jefe de Estado Vaticano e Iglesia Católica mundial, concentra más atención por los costos de su visita, que por una serie de otras circunstancias políticas y pastorales que encarnaría.

A diferencia de los anteriores, este Papa proyectaría un franco deseo de reforma al interior de la Iglesia, la cual, como cualquier organización humana contiene diversos intereses, desde los más conservadores, a los más progresistas, pasando, inclusive por los liberales. El líder religioso sería un jesuita progresista, mientras que por otro lado su nacionalidad argentina posibilitaría una mayor afectividad en cuanto a su recibimiento por lo menos en los medios o grupos de interés del país.

Curiosamente, El Mercurio y su consorcio periodístico asociado, así como también La Tercera, han puesto a Benito Baranda en aprietos para la debida explicación de los costos y la gestión de los mismos. Algo que era más esperable de definiciones de izquierdas y laicas en su radicalidad. El papel de medio laico no confesional parece recaer en los diarios más conservadores esta vez.

Junto con lo anterior, el Papa Francisco a nivel global tiene una definición apostólica de denuncia y superación de las evidentes desigualdades. Lo mismo en cuanto condenar las prácticas abusivas que permite el capitalismo a propósito del hambre y procesos migratorios, entre otros. El medio ambiente ha sido un tema central en su agenda valórica que ha tratado de contener las prácticas económicas del capitalismo extractivista que contribuyen al cambio climático. Todas estas cuestiones, de acuerdo al Concilio Vaticano II, resultan básicas para la práctica de la Santa Iglesia respecto de sus hijas e hijos esparcidos por el mundo, creyentes en la fe judeo, cristiana apostólica y romana o no. Si esto es así, ¿la elite chilena se siente interpelada?. No parece ser uno de los temas de fondo hoy.

Por otra parte, el Papa, con Chile, no ha sido todo lo generoso y prescindente como hubiésemos querido si consideramos el mensaje al Estado Plurinacional de Bolivia referido a la necesidad de puentes de diálogo para resolver un conflicto hábilmente instalado por el Presidente Evo Morales como una causa de competencia eclesial y en particular del “Hermano Francisco” como se le llama en el vecino país.

El aludido ha anunciado que su visita se extenderá por los lugares donde existen conflictividades profundas y simbólicas como la Región de la Araucanía. Ahí, la cuestión étnica, en cuanto conflicto profundo, suma la problemática capitalista del extractivismo forestal y la pobreza tal como en el extremo norte, existe un intenso dinamismo migratorio, y cuestiones fronterizas siempre calientes que interpelan, una vez más, intereses contradictorios. En lo pastoral, el Obispo de Osorno, representa una controversia, dada su ratificación en su cargo pese a mantener una relación con el abusador sexual de menores Fernando Karadima. Algo que puede ser leído como una lamentable transacción política interna dentro de la iglesia.

Estas evidencias hacen de la visita de Francisco algo difícil de administrar. Un invitado de piedra para unos, al menos incómodo para otros. A diferencia del recibimiento del Papa Polaco Juan Pablo II, Francisco recibe cuestionamientos desde lo más sensible que el chileno promedio puede resentir: el bolsillo.

En ese sentido la visita de Francisco podría quedar encapsulada desde sectores más conservadores de la curia chilena, ya muy dañada en prestigio e intencionando otro mensaje pastoral, diferente al pronunciado en Río de Janeiro, centrado en una Sociedad Nueva, donde la corrupción, la desigualdad y las injusticias deben enfrentarse en todo ambiente y sin dejarse persuadir por las mismas. Esperemos un sermón de profundidad pastoral, anclado en la geopolítica social, económica y cultural de este nuevo Papa y que pueda ser entendido desde una perspectiva analítica útil para contribuir a un Chile más justo, fraterno, solidario, tolerante, democrático y por sobre todo laico.

(*) Geógrafo, cientista político, docente de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Doctor © en Estudios Americanos Instituto IDEA, USACH.

académicos fondecyt dictadura coronavirus Historia egresados intercambio Instituto de Humanidades inclusión Escuela de Derecho josé orellana mapuche Ciencia Política lanzamiento democracia UAHC literatura Pedagogía en Música covid-19 DD.HH. conversatorio Escuela de danza Escuela de Sociología nueva constitucion Psicología escuela de psicologia dip diplomado Facultad de Ciencias Sociales Tomás Moulián rectoria Medio ambiente acreditación Geografía periodismo taller Escuela de Ciencia Política y Relaciones Internacionales columnas investigación filsa música rector migrantes documental Escuela de Pedagogía en Música Sociología derechos humanos feminismo escuela de antropología Escuela de Geografía estudiantes escuela de teatro Pedagogía en Historia José Bengoa economía bestiario composición trabajo elecciones Vínculo con el Medio Educación Facultad de Artes Mineduc Universidad Academia de Humanismo Cristiano estado de emergencia filosofía seminario género Antropología convenio politica cuarentena Trabajo Social vinculacion con el medio asamblea constituyente Bolivia escuela de pedagogía en historia y ciencias sociales cine sustentabilidad Teatro Ciencias Sociales DIRAE conferencia pandemia estallido social DIVIM revista Montecarmelo reforma migración Abraham Magendzo Derecho cultura publicaciones concurso columna Facultad de Pedagogía libro Álvaro Ramis Magíster congreso universidad ddhh Pedagogía en Lengua Castellana bienestar Escuela de cine Danza escuela de historia Educación Diferencial DISCAPACIDAD