Una epidemia que nos obliga a ser mejores personas

En Punto de vista (24 de marzo de 2020)

(*) Por Esteban Muñoz

Debo reconocer que en los últimos días, he permanecido en un estado de incertidumbre, debo reconocer que en ningún momento me imagine que podría estar pasando por estas sensaciones. Yo era de los que decían “en marzo tirarían el virus en Chile, para parar las movilizaciones”, pero la verdad es que me equivoqué, este es un virus que debe parar el País. Es momento que comencemos como sociedad, a ser más solidarios, más empáticos, que entendamos que la vida y el cuidado de esta es lo más importante.

Todos necesitamos comer, todos necesitamos lo básico para vivir, por ello muchas personas no han podido encerrarse en cuarentena, por miedo al hambre, por miedo a no tener lo esencial, a pagar las deudas, a quedar sin trabajo.  Pero también es hora, porque así lo requiere nuestra sociedad, que nos ayudemos entre todos, que si es necesario nos compartamos la comida, nos ayudemos entre vecinos, entre familia.

Lo esencial para derrotar el COVID-19, es pensar en uno mismo, pero en relación con los otros. Pensar que no es necesario acaparar para yo estar seguro, porque la verdad eso no sirve de nada, porque si por alguna razón, tienen contacto con alguien que tiene el COVID-19, de nada valió que hayas comprado todo el confort, todo el alcohol gel. Si cuidamos de todos, nos cuidamos a nosotros mismos.

Esto esta recién comenzando, aun no tenemos muertes, pero ya vendrán y conociendo como esta nuestro sistema de salud, siempre carente en insumos, siempre carente en recursos humanos y de infraestructura, las muertes de Italia serán un jardín del edén, de lo que tendremos en Chile. Es por eso, que es necesario, por el bien de todos y en especial de las personas que amamos, que nos resguardemos, que cortemos la cadena de contagio, con el objeto que no tengamos los peak que solo nos llevaran a lamentar muertes.

El llamado, es a intentar estar en casa, a buscar lo simple, a estar en amor. A ser solidarios, a tener empatía por los otros. No es necesario que el estado ponga toque de queda, es importante que tengamos nuestro propio autocuidado, que nos resguardemos, que estemos en familia y que nos demos la oportunidad, porque esto también nos permite esto, de cambiar nuestras formas de vivir.

Intente vibrar en amor, intente agradecer que tiene la oportunidad de estar en casa con los que ama, dese algunos minutos de silencio a diario, donde pueda respirar, conectarse con usted mismo, háblele a sus células y sistema inmune, dígale que deben estar fuertes, tenga confianza que si hace lo correcto, usted y sus amados estarán protegidos.

(*) Psicólogo Clínico-Comunitario, diplomado en Educación Emocional UAHC