A 10 años de su fundaciónCelebración del aniversario de carrera de Producción Musical coincidió con el Día de la Música

En Noticias (23 de noviembre de 2018)


En el marco de su décimo aniversario, la Escuela de Producción Musical celebró la actividad “A la música en su día: Producción Musical UAHC, 10 años”. El profesor de la Escuela de Producción Musical, Gerardo Figueroa, celebra una feliz coincidencia. La de la carrera abierta el 2008 y la conmemoración del Día de la Música, con diversas actividades este jueves 22 de noviembre. “Pensamos en hacer algo para celebrar este aniversario que coincidió con el Día de la Música y el de Santa Cecilia Patrona de la Música. Fue una epifanía muy estimulante y con resultado muy positivo”, evalúa. “Esperamos hacerlo todos los años”.

“Es importante que se exista este tipo de espacios donde la impronta latinoamericanista de la universidad está presente, incluyendo también un diálogo entre la producción y los y las intérpretes de la música, que es un sello que busca la carrera de Interpretación musical que se abre en 2019”, dijo el académico Pablo Bruna, Director de esta nueva carrera acerca de esta celebración.

La Facultad de Artes recibió la presentación y debate acerca del documental “Buscando a Aniceto Palza, pieles rojas en La Tirana”, ficción documental que recrea el diálogo entre Margot Loyola y el legendario caporal. El invitado en la oportunidad será el sociólogo Bernardo Guerrero, profesor de la Universidad Arturo Prat y parte del equipo realizador. “El documentalista iquiqueño presentó su registro histórico con visos de ficción que recrea el diálogo entre Margot Loyola y Aniceto Palza, uno de los cultores fundamentales de la fiesta nortina. “La Tirana es mucho más que la marcha del caporal y las máscaras del diablo. Tenemos que considerar que la fiesta ya existía desde mucho antes que en los años 50 apareciera esta iconografía que es famosa hoy y la música de bronces”, señala.

Acerca del concepto de los “piel roja”, el autor descarta cualquier influencia extranjera y entrega toda la visión a Palma como un embajador de la diablada. “La imagen del piel roja, como vocativo del danzante curtido por el sol del norte de Chile se adelanta 20 años al primer western que llegó a la zona. Cuando Margot Loyola le preguntó a Aniceto porqué escogió este nombre, contestó “porque me gusta”, se rie Guerrero que diferencia esta gestión del patrimonio del mal entendido concepto de cultura de los programas de televisión donde se ignora el carácter ritual de estas festividades.


“Para nosotros todo esto y el resto de la vida es una fiesta. El sueño de un iquiqueño es ser enterrado con bronces sonando de fondo en vivo, como en una procesión de éstas. Donde abunda la alegría, el color y las flores de los bailarines que son algo de lo que las personas carecemos”, reflexiona.

También hubo un conversatorio con los productores musicales Paulina Lobos, Miguel Sepúlveda, Elisa Elliott y Claudio Correa, todos egresados de la Escuela de Producción Musical; y otro sobre discos chilenos de antología, comentados por el ingeniero Fernando Mateo, uno de los responsables de la grabación de obras de Los Jaivas, Sonia canta a Violeta Parra y muchos otros.

Otro lujo de la jornada fue la posibilidad de contar con Luis Torrejón, el hombre en el estudio de grabación de, entre muchos otros trabajos, de Las últimas composiciones de Violeta Parra (1966). En la música, actuaron los proyectos Tabaco Negro, Elisa y La Respuesta a Todo y La Nube co-integrados por estudiantes de la carrera.


Esta variedad es parte de un llamado que trasciende cualquier fecha y estilo, cree Figueroa. “Una de las fortalezas de nuestro plantel es esta voluntad de segmentación y profundización académica y una gran disposición y voluntad de probar. Eso es un regalo que se aprecia porque éstas son las cosas que más están en juego hoy en día. Las artes son el espacio donde uno se tiene que arriesgar, el espacio que le va quedando al ser humano para respirar”, sostiene el candidato a Magíster en Musicología Latinoamericana.