Autor de fotolibro sobre carbonera SchwagerArturo Valderas: Declarar patrimonio un edificio en Chile es declarar su muerte

En Noticias (4 de julio de 2017)


El artista visual y docente Arturo Valderas, autor del ensayo fotográfico  “Schwager-Puchoco. Restos e indicios del patrimonio industrial del carbón”, celebra una doble satisfacción durante el lanzamiento del libro. Dice que es un privilegio y una gran responsabilidad que el texto inaugure el nuevo ciclo de las publicaciones de Ediciones Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Este recorrido por el pasado y presente de la carbonífera de Lota a través de reflexivas postales fue una de las ganadoras del primer llamado del concurso de publicaciones convocado por la Universidad a través de la Dirección de Investigación y Postgrados.  “Yo defino esta obra como un fotolibro, un ensayo fotográfico que cumple con una problemática y desarrolla un relato y narrativa que conocí de niño. Me reencontré con este lugar el año 2015, pero en un estado lamentable que me hizo pensar que le queda muy poco tiempo. Sucede que en nuestro país declarar patrimonio arquitectónico un edificio pareciera ser que también es declarar su muerte”, explica el académico.

Una mirada más sombría en la que también coincidieron María Isabel Orellana, directora del Museo de la Educación Gabriela Mistral, y el fotógrafo Gonzalo Donoso, quienes presentaron el texto. “Estas fotografías nos reiteran la existencia permanente de una precariedad en el trabajo del mineral, el abandono y la memoria”, señaló Donoso, mientras que Orellana recalcó que un aporte material de “Schwager-Puchoco. Restos e indicios del patrimonio industrial del carbón” es el de apropiarse de un espacio de memoria y hacerlo parte también de la memoria de las personas. “Una memoria de lo que es y de lo que no es. Estamos ante una obra poética profunda que, como pasado, nos reitera muchos otros pasados”, dijo.


El autor dice que este fenómeno del abandono, decretado precisamente por la política pública de una supuesta recuperación, es sin querer un hilo conductor de su trabajo. Es algo que he visto en Valparaíso, en el Norte y en Santiago. Siempre se da esta respuesta inmediata al patrimonio que significa el abandono absoluto de cualquier edificio”, dice sobre lo que denomina “Arqueologías del olvido”.

Actualmente, Arturo Valderas explora otros espacios de patrimonio arquitectónico del otro lado del Río Mapocho hacia lo que fue La Chimba. “En ese sector existe aún la biblioteca de los Jesuítas, que sobrevive en un lamentable estado pese a ser una construcción preciosa con obras del 1700 arrumbadas en una habitación a su suerte”, agrega sobre la reciente publicación.


En tanto, el rector Pablo Venegas destacó la importancia del título que sigue una línea familiar para la Academia: “Es algo muy valioso que a través de una obra gráfica retomemos este camino y producción que nos hace acercarnos cada día más a nuestra misión como universidad”, indicó sobre el trabajo de Valderas.

Otro asunto en que concordaron los presentadores fue cómo el registro del pasado de las carboníferas se repite en la precarización del trabajo minero. O como señaló María Isabel Orellana, “la dureza de la fotografía es el mejor recurso porque nos ofrece una mirada nostálgica pero también crítica”.

– Así es. El trabajo se proyecta al futuro para entender el presente. También nos ayuda a recuperar la memoria y es ahí donde está nuestra identidad y esto es algo de lo que adolecen las escuelas: de un curriculum de memoria. Es algo que hay que rescatar de cualquier manera.