Clase magistral de Teresa Matus da inicio al año académico de Trabajo Social

En Noticias (24 de mayo de 2013)

Veinte años son los que la Escuela de Trabajo Social de la Academia lleva formando profesionales insertos en las problemáticas sociales de nuestro país. Es acorde a esta realidad, siempre cambiante en trabajo con la comunidad, que dicha Escuela, en el marco del inicio del año académico, realizó una clase magistral titulada “El rostro del otro en la intervención social” a cargo de la destacada profesora Teresa Matus.

En la oportunidad, la premisa  estuvo enfocada en cómo la sociedad “moldea a los otros, les da diferentes explicaciones y diseña estratégicas para su funcionalidad”, que según la profesora Matus crea diferentes problemáticas a la hora de realizar un trabajo integral en la interacción social.

Un ejemplo de esto,  es que a lo largo de la historia, diferentes han sido los orígenes de la pobreza. Durante la edad media era una cuestión jurídica, todos los que no son nobles, y que en cierto sentido ocupaban un lugar de privilegio en cuando la miseria como salvación y entrada al paraíso. Luego durante el siglo XIX fue una cuestión política centrada en la tierra, y en la actualidad una cuestión económica y de desarrollo del capital.

La idea de los pobres como los hijos predilectos de Dios se descompone con el auge de la literatura picaresca durante el siglo de las revoluciones. Y en ese sentido “no es extraño que las ciencias sociales, y por sobre todo,  el trabajo social nazca durante la transición de pobres a proletarios”.

Es en ese sentido, para Matus “es hora que los trabajadores sociales y la gente vinculada a las ciencias sociales tenga una visión más diacrónica de la sociedad, para saber que batallas vale la pena dar y de qué forma llevarlas a cabo”, agregando que, “la intervención social no es la ayuda, no es la limosna no es la salvación. Es la idea del bajo pueblo que a través de la conciencia de clases crea posibilidades para el mundo entero”, sostuvo.

En lo que se refiere a la actualidad del problema de desarrollo y el trabajo social, la profesora señala que “en las encrucijadas del capitalismo centramos la pregunta de cómo pensamos la intervención social, y para responder a eso hay que entender que hoy la ruta del bienestar está dada por un solo factor, la riqueza”. Para ella “la desigualdad no es un fenómeno donde el riego se puede achacar a la vulnerabilidad del quien está abajo”, sentenció.