Conversatorio analizó el presente y futuro del Frente Amplio

En Noticias (26 de abril de 2017)

Representantes de partidos del conglomerado se dieron cita en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano para hablar del actual escenario político del país y de su visión como naciente coalición al margen del duopolio.

Con la finalidad de analizar el nuevo escenario político de Chile, el NTI “Política y Sistema Político” de la Escuela de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano realizó el conversatorio “Nuevos partidos políticos, coaliciones y actores: El caso del Frente Amplio”.

El nacimiento de la nueva coalición, que se empezó a gestar hace un año, se vio impulsada por las reformas políticas que permitieron cambiar el sistema electoral de uno binominal a uno proporcional.

“La Ley de Partidos Políticos está muy cercana al sentido de la Constitución. Pasar de un sistema binominal a uno proporcional no es más democrático, pero las barreras son más bajas. Se cambiaron las reglas del juego”, expresó Sebastián Depolo, presidente saliente de Revolución Democrática.

Estas nuevas visiones políticas, con una mirada más regionalista, se empezaron a idear a partir de la escalada de movimientos sociales que emergieron en 2006 y que tenían la necesidad de ser visibilizados y que, según Depolo, “no iban a poder ser representados por los partidos existentes”.

“El proyecto neoliberal no era el sueño que esperábamos. Hay un malestar, se mercantilizó la vida y no hay un proyecto que le dispute. Y la izquierda también no ha sido capaz de elaborar un proyecto social y político. Lo que está vigente funciona cada vez peor, pero no emerge una alternativa… La institucionalidad sostiene su propia crisis para autoperpetrarse”, manifestó Karla Huerta, consejera del Movimiento Autonomista.

Pero a pesar de las reformas que se han efectuado y que le ha HAN permitido al Frente Amplio entrar a la disputa política, desde el conglomerado creen que aún son insuficientes.

“Hay dos crisis. Una ES la colonización empresarial de la política, la colusión. Los lobistas del mundo empresarial llegaron a tomar decisiones, provocando una crisis entre el estado de derechos de la ciudadanía y las ganancias. Hay una porción minoritaria que tiene exacerbado el poder y un empresariado poco dispuesto a democratizar. La otra crisis, más larga, es el vaciamiento del sistema político como tal. Los partidos políticos que antes eran un instrumento de la sociedad que nutría al Estado, ahora son un instrumento del Estado. Y eso tiene otro efecto, los partidos empiezan a parecerse entre ellos, a pelear por inscriptarse en el Estado”, analizó Francisco Figueroa, vocero de Izquierda Autónoma.

En construcción

Bajo este panorama se empezó a fraguar la coalición Frente Amplio, que ya cuenta con Beatriz Sánchez y Alberto Mayol como sus cartas de cara a las Primarias Presidenciales.

“Creemos que el Frente Amplio es un actor en construcción y las elecciones son una prueba para el movimiento. Esperamos que a todas las fuerzas les vaya bien y tengamos representación. El hecho que no tengamos vínculo con la Nueva Mayoría o Chile Vamos nos permite ser una puesta innovadora”, dijo Alonso Rojas, representante del Partido Poder Ciudadano, ex candidato a alcalde por Santiago y egresado de Ciencia Política de la Academia.

Un trabajo del Frente Amplio considera de largo aliento, pero que ha sido alimentado por el descrédito que viven los bloques tradicionales de la política.

“A partir de la crisis del duopolio se abre la posibilidad no de una alternativa, pero al menos de una ofensiva. Debemos ser rupturistas y transformadores. El objetivo del Frente Amplio es romper ese eje hegemónico que hoy tiene una pequeña fisura, pero también ser capaces de construir lo nuevo”, comentó Huerta.

Para ello, el período electoral que está viviendo el país es clave ya que va a marcar las directrices de una coalición que aún debe definir cuáles serán sus objetivos centrales y, de paso, cómo aunar una amplia gama de intereses territoriales.
“El momento electoral es un paso táctico, va a determinar el carácter del Frente Amplio que está en disputa. Hay muchas organizaciones y aún se tiene que acomodar. El Frente Amplio es un movimiento antineoliberal, pero no necesariamente anticapitalista”, añadió.

Valoramos mucho las diferencias que existen en el Frente Amplio. Se tiende a que las diferencias pueden ser perjudicial, sin embargo, estas diferencias nos han permitido discutir, reflexionar y enriquecernos”, expresó Rojas.