En la comuna de CartagenaEstudiantes conocen proyecto de la Escuela de Anticipación

En Noticias (9 de noviembre de 2018)


La Escuela de Pedagogía Básica realizó una visita al Colegio Peumayén de la comuna de Cartagena para conocer de cerca el extraordinario proyecto educativo de este establecimiento definido como una Escuela de Anticipación, concepto acuñado por el pedagogo chileno Gabriel Castillo. La propuesta de las escuelas de anticipación, que prepara (o “anticipa”) los valores de la sociedad esperada desde la enseñanza preescolar, contempla a una comunidad escolar comprometida con los saberes, donde todos trabajan enseñan y aprenden para construir una sociedad más humana desde el hacer. Viviéndola en anticipación en oposición a algunos aspectos de la educación formal.

En el caso del proyecto Peumayén no hay costos asociados a matrícula o mensualidades, no se realiza selección por rendimiento escolar, grupo socioeconómico, ni religión. La integración es parte de la vida escolar al igual que el desarrollo personal y social de los estudiantes. En cuanto al clima escolar, se cultiva la fraternidad, el afecto, la diversidad y el respeto.


“Esta visita se enmarca dentro de las actividades formativas de la línea de prácticas de la carrera, donde se busca que los y las estudiantes puedan conocer en terreno experiencias pedagógicas innovadoras. En esta visita los y las estudiantes participaron en las clases y realizaron actividades con ellos. A su vez, los directivos y docentes de la institución compartieron el saber construido en la experiencia de convertirse en una Escuela desde el enfoque de la anticipación postulado por el profesor Gabriel Castillo”, explica Pilar Guzmán, Coordinadora de la línea de prácticas de la Escuela de Pedagogía en Educación Básica de la UAHC.

Sandra Palma, una de las participantes y alumna de la carrera, explica que fue muy enriquecedor conocer el proyecto del colegio Peumayén y conocer su historia. “Pudimos constatar que es una escuela creada por profesores que, si bien venían de otro colegio anterior, fue levantado con ideales y motivaciones propias y con todo lo que eso conlleva”, señala. Palma cree que es difícil replicar un modelo como este en cualquier otra parte, pero es un desafío que exige un cambio de visión por parte de los docentes y desde ahí hacia alumnos, apoderados y la comunidad escolar. “Así es como se generan los cambios. Tal como en el caso del Peumayén, donde los profesores se enfrentaron a la dificultad y finalmente lograron realizar el plan. Hoy todo el mundo, dentro y fuera del colegio, adoran su escuela”, agrega Palma.