En sala Juan RadrigánTexto del dramaturgo Nobel, Maurice Maeterlinck, se estrena como obra de egreso 2019

En Noticias (11 de diciembre de 2019)

La Escuela de Teatro de la UAHC comienza a despedir a sus estudiantes de último año con el esperado montaje de egreso “La Intrusa”, obra del dramaturgo belga Maurice Maeterlinck escrita en 1890. El texto del autor ganador del Premio Nobel de Literatura, y que es parte de una trilogía sobre la ceguera, narra la llegada de una enfermedad a la casa de una familia que habita entre enormes maizales. El grupo aguarda la mejoría de la madre que ha dado a luz a un hijo maldito, producto de una unión consanguínea. En tanto, la abuela ciega presiente que algo no anda bien esa noche, como si algo imperceptible acechara alrededor.

La pieza es dirigida por la docente y actriz Francisca Márquez y es protagonizado por Elías Painemal, Daniela Núñez, Fernanda Castex, Gabriela Maldonado, Javier Tilleman, Juanita Lara y Xaviera Soumarret.

“El teatro de Maeterlinck es un teatro de raíz simbolista, teatro de silencios, de frases inacabadas, de inseguridades, de premoniciones, de miedos, de repeticiones. Lo que se dice no es importante, lo importante es lo que se calla. Es una escritura en voz baja, oculta en la penumbra, para contar un relato sobre lo trágico cotidiano”, describe Márquez.


Por su parte, una de las actrices del egreso, Juanita Lara destaca la propuesta enigmática y el formato pregnante de la obra de Maeterlinck. “Un texto en el que se revelan distintas cosas que se adhieren a la contingencia nacional-mundial como la violencia de género, el incesto, la muerte, el fascismo de una familia burguesa, la mentira, la intuición de una madre adolorida y el hacinamiento. Con una puesta en escena que levanta el terror y el horror de un familia que oculta los más oscuros secretos”, convoca.

La directora de la obra, Francisca Márquez destaca la complejidad de la pieza del autor belga y su conjunción con otro tipo de acechanzas de la contingencia social. Si bien hay un espacio metafísico en el cual transcurre esta historia, el relato en concreto apela a la realidad que satura hoy en día los discursos. “El estallido social es algo tan sobrecomentado ya, presente en los medios de comunicación, grafitis en las calles, redes sociales y memes que decidimos trabajar en este territorio más enigmático. Igual la obra aborda la contingencia, pero no nos interesaba para nada hacer un teatro panfletario”, dice sobre la propuesta de esta familia acomodada que se encuentra encerrada en un búnker ante una amenaza externa.

“La intrusa” instala la metáfora de que finalmente lo que está pasando puede afectar a las élites aterradas ante un cambio de paradigma, una familia que escapa de una dictadura o lo que eran los judíos escondiéndose de los nazis… no quisimos hacer nada demasiado evidente para levantar una metáfora acerca de lo que está sucediendo en Chile hoy. Nos hacemos cargo de ella desde otro lugar, uno que es el que describe Artaud: la actuación debe sobrepasar lo realista y contactarse con espacios más metafísicos. El teatro en ese sentido es metafísica en acción”, describe Márquez.

Opción por una obra compleja

Sobre el ejercicio de una obra robusta en simbolismos como prueba de salida para los egresados de teatro de la Academia, el director de la escuela, Hugo Osorio cree que el proceso es demandante, pero enriquecedor. “Significa montar en sala una obra compleja que dialoga también con lo que está pasando en el país y eso no es algo menor. Creo que la elección de esta obra de Maeterlinck tiene relaciones directas con esta idea de las premoniciones, de lo que va a ocurrir y una expectación ante lo que se avecina. Recrear ese clima de catástrofe que ronda a una familia habla de una tragedia en ciernes que es muy evidente por estos días”, señala la autoridad de la Escuela de Teatro.

En tal sentido, celebra la elección del texto “La Intrusa” por parte de los/as estudiantes y la directora del egreso como una decisión colectiva y valiente. “Francisca Márquez es una gran directora, actriz y docente con una gran carrera académica con una línea de trabajo caracterizada por desarrollar nuevas estéticas desde el teatro contemporáneo y trabajos experimentales donde lo más interesante, creo, es la manera en que adopta a autores clásicos y tradiciones a veces foráneas y las reinterpreta en los códigos propios de nuestra cultura”, señala.

¿Cómo cree que este egreso 2019 se vincula con la misión y valor de la Academia?
-Creo que lo hace en bastantes aspectos, pero los principales son el carácter experimental en el que se asume que el teatro no es una cosa ya hecha, sino una especie de intuición y trabajo exploratorio que tiene directa relación con lo que proponemos como escuela. En segundo lugar, hay un ejercicio contemporáneo en el que no estamos tomando tradiciones y generando obras tal como se hacían en su momento o como supuestamente se pretendería hacer en dicho tiempo, sino asumiendo contextos propios del siglo XXI, reinterpretando obras y temáticas específicas desde otras tradiciones.

Lo tercero, que es algo fundamental, pienso que es la recuperación de los clásicos de la dramaturgia como Maurice Maeterlinck en la escritura teatral. Es tremendamente relevante que los chicos y chicas que egresan con este proyecto accedan a la posibilidad de hacer el montaje de una obra muy compleja que posee una gran cultura, pero que también cuenta con una escritura muy densa. Por lo demás, trabajar con autores de este peso, permite también densificar la experiencia creativa del intérprete y la experiencia de la creación en sí misma.

Las funciones del egreso “La intrusa” tendrán lugar entre el miércoles 11 y el miércoles 18 de diciembre (excepto el día domingo 15 de diciembre) con adhesión voluntaria (mínimo sugerido de $2000) en la Sala Juan Radrigán. Hay opción de reservas al mail obralaintrusa@gmail.com y al fono +56995438698

Las imágenes de la obra “La Intrusa” las puedes revisar en la siguiente Galería de fotos