Lanzamiento tuvo lugar en ex Congreso NacionalDocente de la UAHC participa de relevante publicación sobre calidad en centros de protección de infancia

En Noticias (27 de marzo de 2019)

La Escuela de Sociología se hizo parte del lanzamiento del libro manual,  “Criterios de calidad para centros de protección de infancia y adolescencia” que publicó en conjunto el Centro Iberoamericano de Estudios Sociales CIBES, la Cátedra Santander de los Derechos del Niño de la Universidad Pontificia de Comillas (España) y la Plataforma OBSERVA: El Derecho a Vivir en Familia (Chile). El texto, que consta de siete artículos de expertos españoles y chilenos, incluye el aporte del profesor de la carrera Sociología de la Academia Alejandro Tsukame.

El capítulo 7 de la obra corresponde al profesor Tsukame. Allí trata sobre los jóvenes que se preparan para la salida de los centros y los que han salido del sistema residencial. Estos, por ley deben salir cuando han cumplido la mayoría de edad, aunque pueden seguir recibiendo subvención estatal hasta los 24 años siempre y cuando estudien. “En el capítulo muestro qué condiciones y expectativas tienen, comparadas con la juventud en general. Ahí se nota que hay una baja de las expectativas de ellos mismos y sobre todo del personal de las residencias. La conclusión es que son jóvenes iguales al resto y que tienen derecho a gozar de las mayores oportunidades, no menores al resto”, comenta el académico y autor de “Jóvenes desacreditados”.

La presentación del libro, que tuvo lugar en el ex Congreso Nacional en Santiago, contó con la participación de Ángel Parreño, Director General de Servicios para las Familias y la Infancia y René Solís de Ovando Segovia, Director del libro presentado, ambos venidos desde España; Patricia Muñoz García, Defensora de la Niñez y autora del prólogo y Delia del Gato, representante del observatorio Observa y directora de Fundación Mi Casa.

Este libro se presenta en un año en que en Chile se ha debatido intensamente sobre el aumento en los montos de subvención a residencias del SENAME. En ese ámbito, los presentadores del libro comentaron que el financiamiento debiese estar enfocado en los niños y niñas en forma integral, con un foco en la reinserción en las propias familias y ojalá con las residencias como último recurso.

Para Muñoz, garantizar los derechos de los y las menores no es un favor, sino que es una obligación jurídica del Estado. “Necesitamos potenciar el contexto familiar, debiesen haber por eso cada vez menos residencias”, comentó. En eso también coincidió Solís de Ovando. “La residencia para niños y niñas debiese ser el último recurso, de hecho ojalá no hubiera residencias, pero el mundo es grande y mientras sigan existiendo hay que hacer que sean mejores”, planteó. Para Tsukame, el problema de las residencias es que hay un déficit financiero entre lo que cuesta atender a un o una menor y lo que entrega la subvención: “El aumento nunca viene mal, pero es vacío si no viene con la elevación de los estándares”.