Diputado Giorgio Jackson sobre proceso constituyente
“Si hay 50 mil encuentros más en las dos semanas que quedan, podría apostar que les van a temblar las piernas a quienes ostentan el poder”

En Temas (17 de junio de 2016)

El diputado y líder de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, participó de una nueva sesión del seminario “Lecturas Latinoamericanas Contemporáneas. Debates sobre el Proceso Constituyente en Chile”, organizado por el Instituto de Humanidades de la U. Academia de Humanismo Cristiano. En la oportunidad, el parlamentario dictó la conferencia “Revolución Democrática y el Proceso Constituyente. Claves para la reflexión política”.

“Hay quienes no quieren que participemos. Hay quienes quieren que la participación sea mínima, pero si hay 50 mil encuentros más en las dos semanas que quedan, podría apostar que les van a temblar las piernas a quienes ostentan el poder. Les va a resonar a quienes hoy manejan las instituciones políticas, económicas y mediáticas del país, van a sentir que esto se viene en serio, y eso es el principal temor que tienen quienes se oponen a la Asamblea Constituyente y proceso constitucional, quieren que se mantenga en lo marginal y no en lo común, cotidiano y social”, indicó el Diputado sobre la importancia de la participación ciudadana en el proceso constitucional que se desarrolla en el país.

En ese sentido, indicó que “si no está preparada la cancha entre tejidos e instituciones para reconocernos en torno a ciertos valores o ideas, la verdad es que podemos tener Asamblea Constituyente mañana y va a salir un resultado bastante parecido a lo que tenemos hoy día. No va a cambiar mucho la constitución sino somos capaces de mirarnos a las caras y romper ese hielo que ha estado durante mucho tiempo en la esfera política”.

Por lo mismo, Jackson apela a una transformación social para encarar cambios reales, en este sentido, “ver cómo dentro de la demanda popular que está en el inconsciente, no expuesto, pero que está presente en las frustraciones, la desesperanza y la rabia, pero también en las felicidades y alegrías, encontramos ese germen de transformación social. De lo contario, si no entendemos ese miedo, esas inseguridades por los cambios y las utopías de la gente, difícilmente vamos a ser capaces de encarar un proyecto de transformación social. Va a ser algo más de lo mismo, con una careta distinta y margen distinto”, sostuvo.

Si bien, el parlamentario reconoce que no será fácil cambiar la lógica actual, considera indispensable salir de la zona de confort para ser parte de este proceso. “Va a ser difícil, no va a ser fácil salir de esa lógica, por eso nuestra invitación es a salir de la zona de confort y ojalá la mayor cantidad de personas puedan darse cuenta de este espacio y de sentir que se da un país diferente”.

En este sentido, consideró lamentable que el Consejo Ciudadano de Observadores no haya optado por aumentar en más días el plazo para participar de los encuentros locales: “para mí es un error, porque estas actividades, los diálogos de los ciudadanos, venían en alza. Pero si somos capaces de juntarnos para que nadie que pueda desconocer que hay interés por participar, que no hay apatía, que por más que hayan generado dispositivos ambiguos para que muchos encuentren excusas para restarse, sabemos que este es un momento para hacerse parte, porque lo que está en juego puede ser mucho más valioso”.

Agrega además que “por eso es importante tomarse este proceso y no estar destinados siempre a la derrota. Los movimientos sociales y también en la izquierda, han estado ligados a una vocación de derrota, a querer perder. Veamos si somos capaces de romperle la mano a la historia”, puntualizó.

Aprobación en el parlamento

El líder de Revolución Democrática no tiene mucha confianza en lo que pueda pasar con el proceso constitucional el Congreso: “veo al parlamento como freno, por cierto. Hay una gran incertidumbre, dado la baja aprobación del gobierno y lo desordenado que está la coalición, y eso hará que sea muy difícil que el gobierno logre aprobar la reforma constitucional”.

Explica que la actual Constitución no tiene mecanismos para ser una nueva, ya que “solo se puede reformar capitulo por capitulo; es una constitución que está muy bien protegida. De hecho, la forma de cambiarla es lo que concita mayor aprobación en el parlamento y Jaime Guzmán en esto fue un muy buen cerrajero”, indica Jackson.

De acuerdo a lo que tendría que pasar, indica que “ahora se tiene que aprobar una reforma para que el próximo parlamento pueda decidir cuál será el mecanismo para hacer una nueva constitución, y eso necesita dos tercios de la aprobación, cerca del 67%, y yo no sé si el gobierno está en condiciones de conseguirlo. Va a ser bien difícil aprobar una norma de estas características, entonces hay que pensar desde ya que no va a haber una reforma por parte del gobierno”. Es más, sostiene que “lo más probable es que, producto de los encuentros locales, el gobierno deje como legado su postura política mediante los datos de participación que recoja y así aportar a cómo debiera ser una nueva constitución. Y podría provocar que se vaya a constitucionalizar el debate para las elecciones del próximo año”, finaliza el parlamentario.

Movimientos sociales

Sobre el rol de las fuerzas sociales que han emergido en los últimos años, y específicamente sobre el movimiento estudiantil, del cual fue uno de sus líderes en el 2011, el Diputado considera que “actualmente el movimiento está muy golpeado. No es el mismo que en 2011, la tienen mucho más difícil, porque el antagonista es mucho más confuso y no está muy claro. Pese a ello, el movimiento estudiantil tiene hoy mucho mejor diagnóstico que nosotros. Hoy tienen más elementos y bases mucho más claras para generar cosas. Es un brillante en bruto, tiene mucho más peso intelectual”.

Pese a ello, y acerca del impacto de las demandas, considera que “los movimientos deben ser vistos como un medio y no como un fin. Verlo de otra forma es un error”, manifestó el parlamentario.