Alejandra Morales, egresada de teatro UAHCMetodología educativa y teatral para resolver conflictos en el aula

En Artículo del Boletín DIVIM (4 de junio de 2019)

En tiempos en que se atomiza la oferta artística del currículum escolar, un ramo acerca de Teatro del Oprimido heredero de la tradición del pedagogo, director y dramaturgo brasileño Augusto Boal, parece una honrosa excepción en el debate educativo para estudiantes secundarios. La titulada de teatro con mención en pedagogía teatral de la Academia, Alejandra Morales, es crítica del estado de la educación chilena en ese sentido, pero también a un nivel latinoamericano.

También magíster en didáctica en innovación pedagógica, Morales se ha especializado en una extensa investigación y propuesta pedagógica que tiene que ver con la influencia del teatro en el ámbito de la convivencia escolar. Recientemente, la profesora participó del relevante Cuarto Congreso Latinoamericano de Cultura Viva, realizado en la Ciudad de Mendoza, Argentina. Allí compartió con profesores/as, educadores/as populares y otros actores pares un taller de resolución de problemas a través de técnicas teatrales. El congreso, al que asistieron organizaciones de toda América Latina, tuvo como lema: “Territorios para el buen vivir”.

“Mi participación consistió en exponer y facilitar este taller de convivencia escolar entre colegas de diferentes países. En él, proponemos tomar la técnica del teatro del oprimido de Boal y la pedagogía crítica de Paulo Freire para ir generando e identificado conflictos en el aula a través de estas técnicas, las partes del grupo humano y una propuesta de teatro foro para llegar a soluciones grupales”, explica la docente.

Sobre este interesante híbrido que mezcla pedagogía y teatro, la ex estudiante de la UAHC cree ser, ella misma, representante de esa mezcla desde el pregrado en que estudiaba precisamente pedagogía en la Academia.

“Yo originalmente quería ser profesora de lenguaje, pero durante la formación me di cuenta de que podía ser profe de teatro y que eso coincidiría con la primera generación de egresados de esa línea el 2008. Hubo un momento en el que, como estudiante, pude trabajar en un ramo de Historia de la Revolución Industrial y el profesor pidió que lo hiciéramos a través de una obra de teatro… ahí me di cuenta de que podían trabajarse estas ideas tanto desde la educación como desde el arte y aplicar la pedagogía teatral a la educación”, recuerda Morales.

Incluso da para una veta tecnológica, cuenta sobre su trabajo en el Colegio Matilde Huici Navas de Peñalolén donde Morales, junto a la profesora de ciencias, formaron un grupo de teatro científico que se dedica a la investigación colaborativa para finalizar en montajes teatrales y temáticas relacionadas con la tecnología de la vida cotidiana. “El primer montaje llamado #Desconectate.cl, trata la temática del impacto a nivel social y cerebral que tienen las redes sociales en los adolescentes. Al trabajar esta temática los y las estudiantes automáticamente reflexionan sobre el uso que les dan a las redes sociales y como esto afecta en las relaciones interpersonales”, señala sobre una experiencia que los llevó a presentarse en el Centro Cultural Gabriela Mistral el año pasado.

El objetivo de esta metodología, cree, más que hacer montajes es llevar adelante un proceso en el que adultos y estudiantes puedan reconocerse como iguales, como público o actores en escena. Preguntarse y responderse al mismo tiempo “¿cómo me veo?”, “¿cómo enfrento al otro?”, “cómo me veo en conjunto?”, etc. “Esto es sacarnos las barreras y fronteras como seres humanos”, concluye.