En alianza con la UAHCCorporación Villa Grimaldi presenta propuesta educativa para niñas y niños que propone alejarse del terror y fortalecer la empatía

En Artículo del Boletín DIVIM (3 de junio de 2019)

 

El área de educación de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, presentó su propuesta educativa para niños y niñas desarrollada para este sitio de memoria. Las iniciativas del equipo, que históricamente se han centrado en jóvenes y adultos, esta vez se extiende a párvulos y escolares, contó con el apoyo y la colaboración de profesionales y artistas de diferentes disciplinas, entre los que se encuentra Isabel Plaza Lizama, docente del Observatorio de Educación en Derechos Humanos de la UAHC.

En ese sentido, la publicación “Un Árbol”, de María José Ferrada e ilustrado por Francisca Yáñez, forma parte relevante de esta propuesta educativa de la corporación en materia educación en derechos humanos. Isabel Plaza explica que desde hace algún tiempo, la Universidad Academia de Humanismo Cristiano se ha vinculado de manera constructiva con la Corporación a través de la firma de un acuerdo con la Dirección de Vinculación con el Medio. “Tuve el privilegio de participar en la primera etapa de esta propuesta, cuando era un proyecto que requería aportes al marco metodológico de lainiciativa para instalar una propuesta de trabajo de memoria para niños y niñas de entre 4 y 9 años. A medida que se implementaba, se extendió no sólo a la edad preescolar y primer ciclo, sino también a segundo cicloabarcando así toda la enseñanza básica” señala la profesora.

Trabajo con empatía

La puesta en práctica de este enfoque data desde el 2016 e integra elementos como la pedagogía de sitios de memoria, la Convención de los Derechos del Niño y la Niña, desde la transdisciplina de la historia, las artes y la literatura, por ejemplo, para trabajar con niños hasta los 13 años.

“Como coordinadora del observatorio creo que esta es un área muy delicada que no había sido considerada hasta ahora. Gracias al trabajo del área de Educación de Villa Grimaldi, contamos con esta posibilidad que permitirá, por ejemplo, que docentes de colegios puedan aproximarse al trabajo de memoria en un sitio de memoria con sus estudiantes más pequeños. Que sea un tema delicado, no quiere decir que no existan formas para ser abordado. Así lo demuestran otras iniciativas llevadas a cabo por la propia Villa Grimaldi, el Museo de la Memoria, el Memorial de Paine y otros espacios donde se ha trabajado la memoria oral a través de cuenta cuentos, escuelas de verano y talleres para dialogar desde la historia con los niños y niñas.“, enumera Plaza.

Según la académica, el trabajo de memoria con la niñez no debe estar sujeto a un relato del terror y directamente relacionado con las violaciones a los DDHH. Se trata más bien de un recorrido donde prima el rescate de la historia y cobra sentido en la medida en que se genere una empatía con el mundo actual, la relación con el espacio, el entorno, los amigos, la familia o el otro en general.

“Justamente el libro de Francisca Yáñez es la expresión de eso. No sitúa el relato en el espanto, el dolor y el terror. Es una obra que tiene como riqueza no solo el producto, sino que un material que puede ser trabajado de distintas maneras y desde distintas áreas de la educación, como el lenguaje y la comunicación, desde la tecnología o las ciencias naturales. También invita a que los y las docentes de educación parvularia y básica, puedan ser parte de la experiencia. Este trabajo responde en gran medida a una necesidad detectada desde hace tiempo por quienes trabajamos por y para la educación en derechos humanos, remarca Isabel Plaza.

  • Más información sobre el libro “Un árbol” en este booktrailer