Para intercambio académico, de espacios y apoyo curricularProtocolo firmado entre la Universidad de Recoleta y la UAHC fortalece la educación popular

En Artículo del Boletín DIVIM (3 de julio de 2019)


Con el objetivo de permitir intercambio académico, de espacios y apoyo curricular, la Universidad Abierta de Recoleta y la Universidad Academia de Humanismo Cristiano firmaron un acuerdo de colaboración que permitirá el desarrollo de diplomados, cursos, talleres, charlas y seminarios que potencien los saberes de ambas instituciones.

Este acuerdo oficializa un trabajo que ya había comenzado a principios de año con la participación de egresados de la Academia como profesores de cursos de la UAR. Es el caso de Diego Pérez, licenciado en Historia y académico de la Facultad de Ciencias Sociales quien dicta el curso “Filosofía de lo cotidiano: ciudad, ocio y trabajo” en esta experiencia educativa popular.

En la firma del protocolo, la Vicerrectora de Desarrollo Institucional de la UAHC, Macarena Barahona, destacó los similares valores entre la Academia y el plantel municipal ante responsabilidades de las que el Estado no se ha hecho cargo: “Gestiones como las de esta alcaldía y liderazgos como el del alcalde Jadue, sin dudas, favorecen estas iniciativas que puedan responder a una promesa incumplida para un sector amplio del país”, señala. En este aspecto, Isabel Araos, directora de Vínculo con el Medio evidenció “el valor de la educación como derecho público en un acuerdo que es oportunidad para el desarrollo del pensamiento reflexivo sobre la educación de manera transformacional”.

El alcalde Daniel Jadue, por su parte, sintetiza estos puntos dentro de una meta similar a la que llama “la emancipación del género a través de la educación”. Una iniciativa en la que las universidades populares vienen trabajando desde hace más de un siglo, pero que se ven sometidas al embate de las élites y los poderes fácticos a quienes resulta funcional una relación de dominación desde la falta de acceso a la formación.

“Una sociedad que comprende, a través de la educación, el lugar que ocupa en la sociedad asume un incremento del nivel de conciencia entendiendo el poder que tiene para transformar su entorno y dejan de estar condenados por la resignación”, explica el creador de otras iniciativas que llevan ese mismo cuño como la óptica popular, la librería popular y una incipiente inmobiliaria popular.

“Las universidades populares existen desde hace siglos, el problema es que permanentemente han sido destruidas por el poder conservador y más fáctico de la sociedad. Ese es el diferenciador de sociedades de Europa que ya han alcanzado el desarrollo. Este acceso universal a la educación es un indicador básico de que una sociedad logra ser más capaz cuando pertenece a a un país que no desperdicia ni desprecia ninguna de sus inteligencias”, explica el alcalde que asoma como carta presidencial espontánea en la última encuesta Pulso Ciudadano. “Este precepto tiene el potencial de generar un país distinto”, agrega.

Puedes ver más imágenes de la firma del acuerdo en la siguiente galería de fotos

Palabras clave: , ,