Conferencista invitado del Mg en Política InternacionalJuan Esteban Arratia: "Existen muros verbales y físicos cuando hablamos de la migración y las políticas de frontera"

En Artículo del Boletín de Investigación (19 de junio de 2019)


La conferencia “Bloqueo a la caravana: Trump y la crisis humanitaria del Triángulo Norte” fue el contexto en el que el cientista político y doctorante del Programa de Doctorado en Estudios Americanos del Instituto IDEA–USACH, Juan Esteban Arratia, analizó las diversas causas del éxodo latinoamericano. En particular el impacto del recorte de ayuda a la subregión de Guatemala, Honduras y El Salvador como medida de presión para detener el creciente flujo migratorio de la caravana migrante que enfrenta a México con EE.UU.

El miembro de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE), dependiente del Ministerio de la Defensa Nacional del Estado de Chile, cree que, lamentablemente, la tendencia histórica de la gestión fronteriza en la zona ha sido militarizar las relaciones. Arratia se refiere a esta falencia como un estilo de border managment, en el que la forma de llevar estos límites falla al generar políticas sobre límites y territorios basadas en el diálogo de ambos lados de esas líneas imaginarias.

“Existen muros verbales y físicos cuando hablamos de la migración y las políticas de frontera. La migración en sí misma no es una amenaza. El punto está en cómo llevarla a cabo dentro de la propia frontera y como elaborar su marco regulatorio. Hay muchos ejemplos de lo que sucede cuando tu gestión de fronteras no es eficiente o la conformas a partir de un enfoque militar: se toman malas decisiones que aumentan el contrabando, la trata de personas y otros vicios, que es lo que sucedió con el muro de Trump o se dan alzas también en la migración irregular cuando tus políticas se vuelven refractarias”, plantea el académico.

Sin fronteras para la cooperación

La ponencia organizada por la Escuela de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Academia, tuvo lugar a través de su Área de Extensión Académica vinculada al Seminario Permanente de Integración Latinoamericana y Conflictividad Territorial, más su FIIC de Fronteras y el Magíster en Política Internacional. Juan Esteban Arratia compartió también algunas lecciones sobre lo que denominó “entender la frontera desde ambos lados”. O más de dos, como en el caso de Chile.


“Fortalecer los lazos con quienes viven del otro lado de una frontera también te beneficia a ti desde un punto de vista económico y cultural. Una recomendación es crear comités de coordinación fronterizas ya sean binacionales o trinacionales, etc. Eso es algo que, por ejemplo, no se ha hecho en el caso de México, El Salvador, Guatemala o Nicaragua. En esas zonas cercanas existe una obsesión por el conflicto antinarcóticos que viene dictado por EE.UU.”, cree el cientista político.

Explica que hay un ejercicio que él no se cansa de recomendar y que es intentar comprender las causas multidimensionales de la migración y tender hacia la innovación a través del codesarrollo transfronterizo, un crecimiento virtuoso que ocurre cuando se tienden más puentes que muros. En tal sentido, agrega, ese cambio de mirada permite ver estas olas migratorias con mayor objetividad.

“Las causas de la diáspora desde un país migrante no son económicas primordialmente. En el caso de los haitianos que llegan a Chile, ellos huyen de una situación caótica de inestabilidad política. Este tipo de vulneraciones pueden irradiarse a otros países y suelen convertirse en ondas expansivas que inciden en la forma en que serán recibidos en esos otros países. Cuando Chile intervino en Haití con sus misiones de paz para “ayudar” a estabilizar la isla, se generó el efecto de que Chile era un horizonte posible para la migración. Por eso hay voces que claman por una intervención en Venezuela, porque temen que esa onda expansiva aumente por el resto de la región, pero ya sabemos que este tipo de diáspora obedeció a una razón política con elementos económicos y sociales de pobreza y hambruna… pero eminentemente políticas que generaron un colapso coyuntural. A eso me refiero cuando hablo de que existen múltiples dimensiones que hacen que un país comience a expulsar a la gente”, afirma Arratia.