Pluralismo jurídico en ChilePuntos de encuentro posibles entre el derecho propio y el derecho positivo

La polémica muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca y las circunstancias que rodearon el proceso, son un claro y reciente ejemplo, desde la visión antropológica, de que por un lado el Estado criminaliza a la nación mapuche y por el otro reconoce la autoidentificación como sentido de pertenencia a este pueblo originario. Una contradicción. Los hechos registrados en este caso, dan cuenta que estas formas de estructural ejercida hacia quienes pertenecen o se identifican como integrantes de la sociedad Mapuche, exige una intervención narrativa cuando estos procesos llegan a tribunales. En este sentido, el peritaje cultural es una herramienta que sirve para entender una acción o una evidencia que permite un camino hacia el pluralismo jurídico.

Casos como el de Catrillanca dieron pié a un análisis detallado y discutido en el Seminario de Pluralismo Jurídico en América Latina, organizado por el Grupo de Antropología Jurídica de la Escuela de Antropología de la UAHC. Expertos desde dentro y fuera de la Academia entregaron sus conclusiones sobre los encuentros y desencuentros entre sistemas normativos consuetudinarios y el derecho constitucional. Diversas ponencias destacaron la importancia de la labor del perito antropológico. Morita Carrasco, antropóloga argentina y doctora en filosofía cree que relacionar la realidad social con los hechos investigados, evita efectos de naturalización producidos por la opinión pública hacia mapuches de uno y otro lado de la cordillera.

“Esta lectura multicausal obliga a confrontar los textos legales con una realidad social marcada por asimetrías y jerarquías socioculturales. Un conjunto de dispositivos de poder en gran medida encubiertos por el sentido común y legitimados por los agentes del campo jurídico”, plantea la experta durante el seminario titulado “Derecho penal y Derecho propio, encuentros y desencuentros”.

Derecho propio versus la ley huinca

En torno a casos recientes de presiones indebidas en la investigación de casos de connotación social vinculadas al pueblo mapuche y agendas políticas represivas como las que rodearon la muerte del comunero Camilo Catrillanca, el grupo de investigación liderado por la profesora Francisca Fernández explica qué puede hacer el experto/a antropológico/a para contribuir a la transparencia y el fin de los vicios de un sistema legal amenazado por la corrupción.

Fernández cree que lo más necesario y urgente sigue siendo el reconocimiento estatal a los pueblos originarios como base para un primer diálogo. La Doctora en Antropología y Estudios Americanos, sostiene que es fundamental que este reconocimiento considere también el Derecho Propio de estos pueblos no sólo como sistema normativo para pensar la justicia y la convivencia, sino como elemento de respeto de la propia institucionalidad y mecanismos de procedimiento que tienen estos pueblos desde hace siglos. “Lo que estamos diciendo es que, en ciertos conflictos, no debe ser el Estado y sus distintos agentes los que regulen o vean las soluciones, sino por ejemplo, sean las propias autoridades originarias de un territorio las que observen desde su parámetro cómo reparar en estos casos”, manifiesta la docente y activista.

La profesora invitada, Morita Carrasco, cree que esta falta de entendimiento entre ambos cuerpos legales, el consuetudinario y el positivo, “es funcional a lo que se entiende como una verdad hegemónica que, desde hace siglos, busca ejercer control a través de la negación del territorio a los pueblos indígenas como traba para acceder a su identidad, por ejemplo”. Destaca experiencias en Bolivia y Paraguay donde el derecho constitucional e indígena han logrado convivir de manera práctica.

Preguntas heredadas

En 1960, luego del terremoto de Valdivia, el arqueólogo y Premio Nacional de Historia, Dr. Lautaro Núñez, fue el perito encargado de explicar cómo opera la cosmovisión mapuche que sacrificó un niño para calmar las fuerzas sobrenaturales en las cercanías del Lago Budi. Fue él quien “tradujo” al lenguaje huinca los antecedentes culturales de este “parricidio” según el Código Penal. Núñez explicó durante su conferencia “Hacia una arqueología del pasado y presente” –que dio inicio al año académico en Antropología-  algunos aspectos sobre estas visiones de mundo y el rol de los antropólogos/as formados en la UAHC en generar un diálogo anclado en el respeto a los derechos humanos. “Nuestro trabajo es formular las preguntas urgentes y actuales sobre problemáticas de reconocimiento y valoración de los pueblos heredadas desde hace décadas”, aconsejó en la sesión el profesor José Bengoa.

Al respecto, Francisca Fernández agrega que el peritaje cultural permite abrirnos a un pluralismo jurídico en un país en el que todavía es requisito definir a un sujeto como indígena para que se acepte realizar un peritaje cultural. “Hay bastante prejuicio sobre esta población. Se sigue presentando a los/as indígenas como pobres y muy encasillados en dónde y cómo viven. El sistema chileno es contradictorio pues hay políticas públicas de reconocimiento de parte del Estado, pero a la vez, el sistema jurídico desvalida otras. Por un lado, el Estado penaliza y por el otro reconoce la autoidentificación como sentido de pertenencia al pueblo originario”, observa la responsable del proyecto FONDECYT, “Pluralismo jurídico y derecho indígena en Chile

Fernández, finalmente plantea como desafíos para el sistema judicial un reconocimiento de funciones, contextos y fines nacionales de diversas normas jurídicas nacionales; una consideración de los sistemas normativos indígenas; que se vea al sujeto como parte de una cultura, ya que se corre el peligro de homogenizar a las personas; y avanzar en sacar la figura del imputado/a indígena para que sea una parte más de la discusión de la causa indígena.