Sobre los anuncios de Piñera en materia de pensiones

En Punto de vista (29 de octubre de 2018)

(*) Por Jeannette Jara Román

Columna publicada por Radio Nuevo Mundo

Al alero de la movilización social, Chile ha tenido una oportunidad histórica de transformar sustantivamente su sistema de pensiones, pasando de la lógica del seguro individual que administran las AFP, a la de la seguridad social, lo cual no es abordado por este proyecto de ley.

En efecto, el proyecto del presidente Piñera, deja intacto el sistema de AFP con sus lucrativas ganancias, que no se hace responsable del resultado que obtengan los fondos de pensiones de los trabajadores, ni de la baja pensión que pagan. La comisión que los trabajadores pagan a las AFP se seguirá cobrando de forma intacta, haya o no pérdidas, como ocurrió el mes pasado donde los trabajadores debieron pagar la totalidad de la comisión aun cuando los resultados de todos los fondos fueron negativos.

Mantener la capitalización individual, no tiene sustentabilidad social ni económica, ya que el sistema de pensiones se creó para pagar jubilaciones, no para sostener la especulación financiera. Seguir ahorrando de la misma forma, desde la individualidad, en un sistema que no da garantías de montos dignos a la hora de jubilar y que no refleja el desigual mundo del trabajo, es un grave error, que nos condena como país a seguir reproduciendo desigualdad y castigando sobre todo a las mujeres.

Quienes tendrán derecho a la cotización del 4%, trabajadores formales con empleador, podrían ver incrementada su jubilación recién después de 35 a 40 años. Lo anterior, tiene consecuencias concretas en los pensionados de hoy y de los próximos años, ya que sus jubilaciones no se verán incrementadas. Esto es una realidad irrefutable.

Es urgente hacerse cargo del costo que han debido asumir los actuales jubilados, para lo cual se requiere transformar los pilares que sustentan el sistema. Es necesaria la solidaridad de quienes ganan más con quienes ganan menos y ahí el 1% de los súper ricos del país tiene una clara deuda con todos los trabajadores que debe asumir. Asimismo, el reparto de una generación a otra es un mecanismo que forma parte de la seguridad social en el mundo y que en Chile se reserva solo para los pensionados de las fuerzas armadas, discriminando a la mayoría del país.

Ante la propuesta legislativa de la derecha y de los que especulan con las pensiones de los trabajadores, debemos seguir avanzando desde el mundo social y desde el parlamento, donde el centro de la discusión sea las necesidades de los más perjudicados por el sistema de AFP, abogando por un verdadero sistema de seguridad social, que permita a las personas mayores jubilarse dignamente.

(*) Abogada y docente de la carrera de Administración pública de la UAHC. Ex Subsecretaria de Previsión Social

Palabras clave: , ,