Detectan obstáculos en el camino a través de sonarEntregan innovadores lentes con sistema de ultrasonido para apoyar recuperación de Gustavo Gatica

En Noticias (6 de enero de 2020)

A las amplias muestras de apoyo y colaboración con el estudiante de la Escuela de Psicología de la UAHC, Gustavo Gatica, quien perdiera la vista producto de proyectiles disparados por carabineros en octubre pasado, se han sumado iniciativas más concretas como la creación del Centro de Tecnologías Inclusivas, CENTI en la Academia, también diversas propuestas técnicas y de rehabilitación, recientes y, últimamente un innovador dispositivo visual que podría complementar la rehabilitación del joven.

Se trata de unos lentes equipados con tecnología de ultrasonido para detectar obstáculos en el camino y que envía diversos pulsos al usuario para moverse con mayor autonomía. El equipo fue desarrollado por un joven del Maule, aficionado a la electrónica, quien donó a la familia de Gustavo esta tecnología especialmente creada para él.

Leonardo Contreras, el inventor, explica en detalle cómo funcionan estos lentes: “Es un dispositivo con sensor ultrasónico que opera con la misma lógica que usan los murciélagos y delfines que envían una onda de sonar que luego se devuelve informando de objetos en el entorno. No es algo que le vaya a devolver la visión al usuario, pero sí le entrega información relevante a través de vibraciones que se pueden distinguir en diversas frecuencias de pulso”, dice Contreras acerca de las señales que entrega el equipo si hay un obstáculo a 1,20 mts, 90 cm o 60 cms.

“Así puedes identificar donde hay una puerta, una persona o una banca en el camino, por ejemplo. Obstáculos por encima o debajo de la rodilla y más. Esto no reemplaza el uso de bastón, pero es un aporte importante que potencia el uso del bastón. De hecho lo probamos con dos estudiantes con discapacidad visual de la Universidad de Talca y su apreciación fue óptima”, explica el inventor.

Contreras es profesor de educación diferencial. Actualmente trabaja en Coanil con niños con diversos grados de discapacidad intelectual y asegura que en su tiempo libre experimenta con la electrónica. Tras conocer el caso de Gustavo, decidió implementar una solución de este tipo. “Fue la misma contingencia lo que me motivó a hacerlo. Cuando nos enteramos de que Gustavo había perdido la visión, me afectó bastante ver la insensibilidad de parte del Estado y las policías. Por otro lado, si bien conmovió escuchar todos los mensajes de apoyo a Gustavo y todo Chile hablaba de que no iba a abandonarlo en su recuperación, sentí que faltaban herramientas más concretas para ese fin. Por eso quise hacer algo que pudiera serle útil de manera real en este período de adaptación”, señala.

Un aporte concreto

Agrega que, aunque parezca complejo, “solo era cosa de utilizar la tecnología que ya está disponible e implementarla en un mismo equipo. A mí siempre me ha gustado la electrónica y una noche, pensando en qué hacer con algo que estuviera a mi alcance, se me ocurrió diseñar estos lentes”. El equipo integra la tecnología de microprocesadores Arduino y un dispositivo telefónico integrado que utiliza el infrasonido para enviar ondas que retornan advirtiendo al usuario sobre objetos en el camino a diferentes distancias.

El hecho de que Gustavo no sea una persona ciega de nacimiento y cuente con mapas mentales de espacios cotidianos en la calle, la universidad o su casa hace mucho más útiles estos lentes, estima Contreras. Aclara también que no hay ningún interés de lucro detrás de este invento y que sólo espera que sean útiles para quien los requiera. El contacto con la familia de Gustavo se gestó a través de la Dirección de Justicia Social, Igualdad e Inclusión de la Academia que viajó especialmente a Talca a conocer a Contreras y su invento.

“Yo no sabía mucho a quien acudir, pero a través de las marchas convocadas por escuelas especiales y otras agrupaciones me contactaron con el rector Álvaro Ramis y la DIJUS. Ahí comenzamos a conversar y hacer el primer contacto. Les conté de los avances y pruebas que habíamos hecho con otros estudiantes y me ayudaron a llegar a destino”, recuerda.

Esta tecnología es complementaria para la rehabilitación de Gustavo, pero da cuenta de un interés mayor por el caso de Gustavo y las dimensiones que esto representa en cuanto a las violaciones de los DDHH, la resiliencia y un necesario cambio del paradigma educativo, señala el rector. “Hemos notado que existe toda esta gran solidaridad colectiva y también un aprendizaje que la universidad está procesando y que, por vías como éstas, nos permite abordar de manera institucional a través del aula inclusiva o el Centro de Tecnologías para la Inclusión nuevos horizontes y desafíos para la vida académica”, sostiene Ramis.

Leonardo se encuentra a la espera de la retroalimentación que Gustavo pueda hacer desde que recibió el equipo. En tanto, la responsable de la DIJUS, Isca Leyton, dice que su dirección se encuentra muy satisfecha de poder constatar que existe este tipo de solidaridad. “A través de muchos aportes y mensajes se aprecia ese interés genuino de querer ayudar a través de diversas disciplinas y conocimientos de muchas personas. Mucha gente se ha puesto a total disposición de Gustavo y una de ellas ha sido Leonardo, una persona que, sin ningún otro contacto ni interés que ayudar, hizo un aporte concreto que va en ayuda de su recuperación y eso es algo muy impresionante”, plantea.

Palabras clave: , , ,