En la línea de accesibilidad del proyecto PRINDAIAcademia de Instrumentos inicia proyecto inclusivo de escuelas de Composición Musical y Educación Diferencial

En Noticias (15 de mayo de 2018)


La festiva bienvenida a los estudiantes de la Academia de Instrumentos 2018 fue también el puntapié inicial de la innovadora colaboración entre las Escuelas de Composición Musical y la Escuela de Pedagogía en Educación Diferencial. Jóvenes con discapacidad intelectual pertenecientes a la Agrupación Codoceo, centro de prácticas de la Escuela de Educación Diferencial, son parte de las actividades de la Línea de Accesibilidad a la Interpretación del PRINDAI (Proyecto Interdisciplinar para el Desarrollo de las Artes Inclusivas), a cargo de ambas escuelas.

La jornada, descrita como un espacio colectivo de colaboración, transformación y crecimiento, contó con el saludo de Blanca Astorga y Jaime Vásquez, directores de las escuelas de educación Diferencial y Composición Musical quienes presentaron el proyecto y sus implicancias para el futuro. Por su parte el coordinador de la Academia de Instrumentos, Patricio Aravena también participó junto a estudiantes y profesores quienes interpretaron un repertorio variado de música popular.

Para la directora de la Escuela de Educación Diferencial y experta en educación inclusiva, este trabajo colaborativo con la escuela de Composición Musical potencia lo mejor de ambos mundos a favor del desarrollo integral de los estudiantes  en situación de discapacidad. “Este proyecto interdisciplinar permite que los estudiantes accedan a las artes desde todas sus posibilidades y derriben barreras como la que plantea el arte por cuanto no suele ser considerada una prioridad a nivel social”, señala Astorga.


Por su parte, Vásquez, director de la Escuela de Composición Musical, recuerda la inauguración como una exitosa jornada. “Se contó con un muy buen sonido, muy acorde con las posibilidades de una academia en crecimiento. Contamos con una gran cantidad de estudiantes que tuvieron una entusiasta participación junto a sus familias. Creo que ha sido una generosa partida que se suma al extraordinario trabajo de inclusión en arte que realizan nuestros compañeros de Educación Diferencial. Todos los chicos fueron muy bien recibidos y se dio una onda muy buena y afectuosa. Algo que describe muy bien lo que significa la Academia de Instrumentos”, cuenta el profesor y destacado músico.

Aprendizaje mutuo

El trabajo en ésta área musical era un aspecto que los participantes de Educación Diferencial han asumido como un desafío relevante y como la oportunidad de disminuir la brecha educativa de la población en situación de discapacidad  para quienes ahora pueden aprender piano, guitarra, percusión y otras disciplinas. “Lo que podemos lograr con nuestros colegas de Composición Musical es un sueño para nosotros porque nos permite concretar lo que creemos debe ser el desarrollo integral de una persona más allá de lo que se plantea como educación. Es decir más allá de de las matemáticas, el lenguaje o las ciencias. Esa plenitud del desarrollo artístico era una tarea que teníamos en deuda”, señala.

Los estudiantes practicantes que tabajan en la Academia de Instrumentos Inclusiva también reciben, de vuelta, una retroalimentación relevante al eliminar prejuicios, comprender  y valorar la diferencia como intrínseca a nuestra humanidad, cree Norma Soto, Coordinadora de Prácticas de la Escuela de Educación Diferencial y
Responsable del PRINDAI: “A partir de esto la flexibilidad, capacidad de diversificación de estrategias, creatividad, serán algunas de las características que los estudiantes a cargo de los talleres de instrumentos, irán fortaleciendo en el trabajo cotidiano. Además de ello, la reflexión que se genera en cada uno de ellos, en torno a la accesibilidad a las artes podría ser el motor de cambio desde su propio quehacer, hasta la propuesta de nuevas iniciativas que apunten a la reivindicación de este derecho de las personas en situación de discapacidad”


“Estamos muy emocionados por esta iniciativa ya que representa y concretiza el sello distintivo de la universidad y por ende, de ambas escuelas, respecto a la formación de una nueva generación de profesionales. Algo que no es común para el resto de las universidades que forman educadores diferenciales y compositores, Como añadidura, permite trazar interesantes proyectos futuros de investigación e innovación en la docencia y sin duda, lo más importante es que nos permite aportar en el logro de una real accesibilidad en todos los ámbitos del desarrollo humano”, plantea la Magíster en Integración Pedagógica y Social y doctora en Educación.

Vásquez coincide con Astorga en un hito que subraya el llamado de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano como institución inclusiva. “¿Por qué deberíamos negar a personas con distintos grados de discapacidad auditiva, visual u otras el acceso a la educación musical?”, se pregunta. “Dentro de nuestros próximos proyectos se cuentan , por ejemplo, sumar a esas actividades de sensibilización experiencias de musicoterapia, conciertos inclusivos y algunos elementos para facilitar la experiencia de gente sorda o con hipoacusia a través de sus maneras particulares de sentir la música a través de vibraciones. Por otro lado los estudiantes de Educación Diferencial realizarán interpretación del lenguaje de señas y mediante su formación nos ayudarán con otros elementos propios para vivir la experiencia de los participantes de la Academia de Instrumentos con sus metodologías y el uso de globos, luces y lo que mejor saben hacer”, señala.