Encuentro entre la Villa Grimaldi y la AcademiaExperiencias sobre Archivos Orales de víctimas de la Dictadura rescatan testimonios desde el exilio

En Noticias (23 de mayo de 2018)


Durante el encuentro “Memorias más allá de lo nacional: testimonios desde el exilio”, que marcó el inicio de un proceso colaborativo entre la Academia y la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, el sitio de memoria  dio a conocer los avances de su trabajo de Archivos Orales que reúne, registra y publica en formato audiovisual los testimonios sobre las víctimas de la Dictadura y la solidaridad internacional durante ese período.

El encuentro contó con las ponencias de Alejandra Oberti, doctora en Ciencias Sociales y coordinadora del Archivo Oral de Memoria Abierta, Omar Sagredo, politólogo, magíster en Estudios Internacionales y encargado del Archivo Oral de Villa Grimaldi y Héctor Vásquez, representante de la Asociación de Ex Presos Políticos Chilenos-Francia. El profesor de antropología UAHC, Elías Padilla, participó como moderador y presentador de la cita. Éste último llamó la atención sobre lo que denominó un “negacionismo” que ignora y minimiza este capítulo de la historia reciente y ante el cual hay que mantenerse alertas para proteger los testimonios de las víctimas, los que merecen un lugar de privilegio.

Oberti felicitó la iniciativa audiovisual de la Corporación y ofreció parte de su experiencia a través de casos de investigación, uso de metodologías y el reporte de cómo inciden estos recursos de memoria en la búsqueda de justicia y reparación. “La tarea de archivos es un ineludible trabajo que aporta a la creación de políticas claras gracias al acceso a este material”, señala sobre el camino que Argentina ha seguido de cerca. Primero utilizando como modelo el caso europeo en cuanto a los juicios de la Segunda Guerra se refiere, pero que al andar a generado sus propias diferencias con los procesos  de las dictaduras regionales, algo que Oberti llama “El testimonio de América Latina”.

Destaca la necesidad fundamental de contar con un lugar de escucha que torna público el testimonio y completa el proceso de memoria sobre estos temas. Por otro lado, deja abierta la discusión sobre el rol de los perpetradores de estas violaciones a los Derechos Humanos y la posibilidad de sumarlos a los testimonios  delas víctimas. Para la invitada y Omar Sagredo, ese debate exige pensar un nuevo y controversial marco metodológico y valórico para contar con nuevas voces además de las de la sociedad civil. Agrega también otras alternativas técnicas del trabajo del Archivo Oral de la Corporación por la Paz Villa Grimaldi que desde el 2006  ha recabado cerca de 200 testimonios en la búsqueda de reconstruir la historia de Villa Grimaldi como centro de detención y tortura ante “el malestar que provocó el resultado del Informe Valech”, explica.

En este trabajo de archivos, ha sido crucial el testimonio de los exiliados del régimen militar que conforman el 60% de los registros.  “El exilio es abordado como una cuestión política que significa no sólo la expulsión del país de los adversarios políticos, sino una expulsión de la historia de estas personas cuyos testimonios intentamos recuperar”, sostiene Sagredo para quien este rescate es una especie de “contramemoria ante la historia oficial”.

Cierra el conversatorio organizado por la Dirección de Vínculo con el Medio y la Corporación Parque Por La Paz Villa Grimaldi, Héctor Vásquez, quien a nombre de los presos políticos cuenta que como organización también han creado su propio archivo en conjunto con universidades y organizaciones francesas. “Como testigos de la resistencia en dictadura y exiliados hemos visto como la verdad se ha querido borrar. Pensamos que había que hacer algo así que comenzamos a recolectar testimonios para aportar a la reescritura de esta historia”, cuenta mientras le da play a parte del sobrecogedor documental “Voces desde el exilio”, en el que ex presos políticos, sus familiares y amigos cuentan cómo se sobrevivía en un período donde la muerte estaba en cada esquina.

“La vida de los seres humanos no es una película estática. La memoria va soldando los eslabones de una existencia donde la falta de uno fractura esa historia. Por eso es un deber político urgente rescatar la historia de los perseguidos en dictadura”, señala.