Facultad de Ciencias Sociales realiza masiva asamblea triestamental

En Noticias (12 de junio de 2015)

Estudiantes, docentes y funcionarios de la Facultad de Ciencias Sociales se dieron cita en lo que fue la primera asamblea triestamental de esta decanatura. Se trata de un hito histórico para nuestra casa de estudio, ya que por primera vez participan juntos los tres estamentos en un espacio de intercambio y debate  en torno a la Reforma Educacional.

El encuentro estuvo encabezado por la decana de Ciencias Sociales, Cecilia Leblanc, quien junto a Santiago Braitwaite, representante de los estudiantes; Claudio Mateluna del Sindicato de trabajares y Gabriela González por los docentes que constituyen el Frente de Académicos por el Derecho a una Educación Superior, manifestaron sus posiciones frente a la reforma y el sistema de gratuidad impulsado por el gobierno.

En la oportunidad coincidieron en que el sistema de gratuidad universal anunciado por la Presidenta Bachelet el pasado 21 de mayo, en un comienzo para universidades del CRUCh, “es excluyente, discriminatorio y pone en riesgo a nuestra y otras universidades”, ya que deja fuera a instituciones como la nuestra en donde más del 75% de sus estudiantes pertenecen a los sectores más pobres del país.

Los representantes de los tres estamentos valoraron la realización de esta asamblea, ya que según indicaron, les permiten escuchar las distintas voces de nuestra comunidad universitaria sobre un tema de interés nacional; encontrar puntos en común como en cuanto a que una reforma educacional debiese preocupase no sólo de aspectos referidos al financiamiento, sino también en relación a la calidad de la educación y, sobre todo, al sentido y valor que tiene para una sociedad tener un sistema de educación superior de acceso universal, de calidad y gratuito. Este último punto, es un tema de fondo para quienes integran la Facultad de Ciencias Sociales,  ya que como manifestaron,  plantear la educación como un derecho implica re-pensar y debatir sobre cuál es el carácter público de la educación chilena y qué implicancias tienen concretamente para una universidad como la nuestra que ha tenido desde su origen una vocación publica, sin lucro, aun siendo una universidad privada.

El desafío que deja esta asamblea es a buscar cuáles son los puntos que cruzan a todos los estamentos y actores frente a una Reforma que ha sido largamente demandada y esperada, pero que en sus primeros anuncios no ha sido bienvenida; por el contrario altamente cuestionada por las amenazas y exclusiones que implicarían para nuestro proyecto universitario.