Conoce las medidas sanitarias implementadas por la Universidad para el el Plan de Retorno Parcial
Universidad Academia de Humanismo Cristiano
Somos Academia. 6to Proceso de Acreditación, 2021
ESTUDIANTES | ACADÉMICOS/AS | FUNCIONARIOS/AS

Noticias

Coordinado por Esc. de Psicología UAHCPrograma PAC-C de acompañamiento comunitario innova como espacio de contención y salud mental

Con el inicio de las vacaciones de invierno, lo que parece un descanso para profesores y escolares, es más bien una pausa ante el alarmante nivel de ansiedad y estrés que afecta a comunidades escolares en Chile. Según una encuesta de Elige Educar, un 77% de los profesores del país afirma estar “estresado” o “muy estresado”, en el marco de la educación a distancia. En el caso de los estudiantes, un 20% y un 40% de los estudiantes presenta rasgos de depresión asociados a la pandemia, según estudios similares de los ministerios de Salud y de Educación. Sin embargo, pocos de estos análisis consideran la totalidad del ecosistema social y comunitario, donde los factores estresores son múltiples.

De ello ha dado cuenta la Academia, a través de su Escuela de Psicología la cual sostiene el Programa de Acompañamiento Comunitario (PAC-C) del Centro de Salud Mental en Comunidades Educativas. Este proyecto, en el que participan profesores y estudiantes de la carrera, es coordinado en conjunto con el Servicio Comunal de Educación de Barrancas (que comprende las comunas de Pudahuel, Cerro Navia y Lo Prado) para realizar acompañamiento comunitario a cerca de 54 escuelas del sector poniente, usando como base de operaciones la Escuela Federico Acevedo de Cerro Navia.

“El PAC-C es un programa de fortalecimiento territorial que promueve la vinculación de las comunidades del territorio con las escuelas, instituciones y organizaciones con foco en la participación, el desarrollo comunitario y la salud mental“, explica el profesor Rodrigo Rojas, uno de los profesionales de la UAHC a cargo de esta iniciativa. Agrega que, entre los objetivos de este servicio comunitario, destaca la cooperación con organizaciones de las comunas de la zona, fomentar el trabajo entre escuelas y organizaciones comunales para lograr la participación y aprendizaje de niños, niñas y adolescentes, además de evaluar diversos aspectos de la salud mental y ejes claves como la convivencia, la inclusión, diversidad y la equidad de género.

Dentro de este que hacer, el programa destaca la importancia de las redes que ofrecen instituciones como la Oficina de la Niñez, World Vision, SENDA, Chile Crece Contigo, la Oficina de Inclusión y otras organizaciones territoriales de cada comuna. En todas ellas, la red escolar es la más articulada y presente, explican participantes del Programa PAC-C.

Atendiendo al contexto actual que viven niños, niñas y adolescentes, también sus familias y profesores/as, la psicóloga del PAC-C, especialista en psicología comunitaria y coordinadora territorial del Equipo Psicosocial de Salud Mental Escolar, Katherine Maturana, estima que “la escuela no tiene solo una dimensión académica, también tiene una dimensión social”, recalcando que existe un gran grupo de estudiantes que no cuentan en el cotidiano con las condiciones básicas, técnicas o incluso habitacionales para poder rendir en ese sentido.

Por otro lado, Anubis Mendoza, psicóloga clínica en el PAC-C y coordinadora del Programa Habilidades para la Vida, destaca el aporte que brinda en pandemia la telepsicología, que al igual que las clases remotas, ha favorecido el contacto y tratamiento de los niños, niñas y adolescentes junto a sus familias y comunidad escolar como parte del programa. “Todo esto ha sido un proceso significativo, que cuenta casi con los mismos resultados o consecuencias de una atención presencial”, dice, resaltando que, aunque estemos en cuarentena o cualquiera de las fases posibles, hay que mantener el resguardo del autocuidado.

Ambas profesionales señalan la importancia de cultivar prácticas de autocuidado como un objetivo que han adquirido todas las instituciones territoriales, pero enfocadas en lograr “el encuentro común” de personas que se han visto afectadas por el aislamiento de la pandemia. “Las organizaciones han comprendido, por ejemplo, que la escuela tiene también una dimensión social donde los niños y niñas echan de menos a sus compañeros/as y a sus profesores/as al igual que los profesores/as echan de menos a sus alumnos”, cree Maturana.

“En ese sentido hay que cuidar a las comunidades que se han visto bombardeadas también por diferentes efectos a nivel biopsicosocial en la vida de las personas que las conforman. Podemos ver las vacaciones como el momento de pausa para estar en familia, para la reflexión y la recreación como algo super necesario, independiente de la fase de la pandemia en que estemos”, agrega.

Desde la Dirección de Vinculación con el Medio, destacan la naturaleza bidireccional de este proyecto en el cual el compromiso social con las comunidades y territorios es coherente con el proyecto universitario de la Academia. Tal como las intervenciones que emanan desde el Programa. “Hay una concordancia clara entre las necesidades del territorio y también con los principios de la Universidad. Este programa de Vinculación con la comunidad escolar y su entorno, contribuye al fortalecimiento territorial a partir de las capacidades y características de las comunidades, facilitando la articulación de las dimensiones educativas y sociales desde una perspectiva de derecho”, explica Karolyn Funke, directora DIVIM.

Una serie de actividades que el PAC-C ha desarrollado, se puede considerar además como una contribución permanente al medio externo, señala Funke: “Como la creación de la Red de Salud Mental Escolar a nivel comunitario, el plebiscito de la niñez y adolescencia, el desarrollo de talleres y conversatorios en el marco de la participación en la Red de la Niñez y Adolescencia, todas actividades que hemos apoyado desde la Dirección de Vínculo con el Medio y que esperamos seguir apoyando en pro de fortalecer nuestra inserción territorial”.