Instituto de Humanidades redefine sus grandes temas
Contingencias y debate público como nuevos campos de acción para las ciencias humanas

En Temas (21 de agosto de 2019)

¿Cómo afecta la feble respuesta del gobierno al proyecto de reducción de jornada laboral en materia de empleo femenino?, ¿cuándo el debate sobre la apreciación estética y filosófica del cuerpo se vuelve un asunto político?, ¿qué tienen en común el ejercicio de la democracia y el desarrollo de la técnica ante aspectos ciudadanos como el trabajo, el auge de las postverdades o cuestiones ambientales?. ¿Los nacionalismos que abanderan movimientos antimigrantes o candidaturas políticas violentistas son causa de las nuevas pasiones de la ultraderecha o siempre han estado presentes en la historia chilena?. Nuevas preguntas sobre asuntos tradicionales se encuentran con las humanidades como un campo del pensamiento cada vez más extenso y contingente.

Las preguntas que han sido propias de los Centros de Estudios tradicionales, se cruzan con la cotidianidad y discursos que trascienden las salas de clases, cree el economista Raúl González, también director del Instituto de Humanidades de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, explica que el concepto que mejor define la forma de abordar estos nuevos paradigmas  del conocimiento (y sus prácticas cotidianas) es el de la transdisciplinariedad. Un espacio que se ha ido construyendo dentro y fuera de la academia a través del debate.

Los grandes temas de la modernidad presentan también enormes desafíos como el de adoptar temáticas que parecen entelequias académicas y transformarlas en un lenguaje que entre en la disputa contingente y se tornen un ejercicio que permita acceder al espacio público ofreciendo ciertas salidas a los problemas. Es decir, que no se queden sólo en el ejercicio académico, estima el Doctor en Ciencias Sociales de la Universidad Católica de Lovaina.

Coincidentemente, la doctora en filosofía Cecilia Sánchez, jefa de la carrera de Licenciatura en Filosofía del mismo Instituto, plantea que el campo de las humanidades se ha extendido para retomar un lugar abandonado por la vida moderna en Occidente. “Las humanidades están experimentando una transformación y lo que antes se entendían como las actividades del “Hombre”, hoy se dejan intersectar por temas de género, étnicas, tecnológicas y políticas que, a su vez, el pensamiento entendía como las del otro”.

Sánchez lo ejemplifica entrando en el ámbito de la automatización y explica que la idea de que la historia, la filosofía o la poesía puedan ser replicadas por las máquinas es algo falaz. “Algo imposible”, declara, pero que aclara cuáles son los debates que la filosofía, las artes y las humanidades deben tener para iluminar zonas grises de las ciencias exactas.

Convocatoria a todas las disciplinas

En ese sentido, asuntos como la relación del ser humano con el trabajo, con la naturaleza, entre sus géneros y movimientos sociales guían gran parte de la investigación académica del Instituto de Humanidades. En la ruta hacia visibilizar este conocimiento, González confirma que el llamado social de la UAHC se funda precisamente en una producción académica que caracteriza su perfil como casa de estudios y que, reúne en un gran seminario que abarca todo el segundo semestre, a diferentes investigadores del instituto y del Doctorado en Estudios Transdisciplinares Latinoamericanos (DETLA) que presentarán su trabajo.

“Estos temas en cuestión, como indagar lo que pasa en América Latina con el extractivismo, por nombrar sólo alguno, se inspiran en una lectura de problemáticas que ocurren en distintos ámbitos. Esta lectura es, en sí es un desafío, la relación entre universidad, vocación y servicio público y particularmente un compromiso público que permita recoger las realidades. En un plano general, este seminario apunta a que vayamos teniendo esa capacidad mayor de la que hemos tenido hasta ahora”, invita González.

Lo que pretende el Instituto de Humanidades, agrega, es convocar a otras disciplinas de la UAHC y la comunidad en general, a acercarse a conocer estas realidades bajo un enfoque extendido que manifieste esta posibilidad de construir desde diversos ejercicios profesionales. “Esa persona que estudia danza, psicología o administración pública, por ejemplo, puede situar su ejercicio profesional dentro de una cierta legibilidad del mundo contemporáneo que lo haga sujeto de una construcción que la Academia ha definido en una lógica más democrática, más sustentable y donde se respeten los derechos humanos en sus diferentes dimensiones”, reflexiona.

La urgencia de repensar las humanidades en sus nuevos contextos coincide con una sensación que la profesora Sánchez identifica con lo que ocurre cuando históricamente se han dado por sentado estas reflexiones. “Se ha dejado de lado por mucho tiempo a las humanidades, pero hoy cobran relevancia por ser el lugar desde donde podemos ver y pensar el mundo”, cree. Para la profesora es evidencia de este abandono, el auge que suele verse de los nacionalismos y otras ideologías basadas en la discriminación del cuerpo y la apariencia. “El cuerpo también puede ser un lugar para plantear preguntas”, señala en la antesala de lo que serán sus exposiciones: “América Latina y el problema de la modernidad crítica” y “Concepción técnica del cuerpo: políticas de la vida en la época del mundo moderno”.

Transdisciplinariedad construída a través del debate

El Seminario de Pensamiento Contemporáneo Latinoamericano al que convoca el Instituto de Humanidades y su Doctorado en Estudios Transdisciplinares Latinoamericanos, consta de 8 sesiones (entre el día 28 de agosto, y en adelante todos los miércoles de septiembre y parte de octubre) en las que académicos y académicas de este régimen presentarán sus principales líneas de investigación: América Latina y la modernidad; la democracia en debate; lecturas desde lo político; crónica, literatura y lingüística; investigando desde la perspectiva de género; el medio ambiente y la relación con la naturaleza; estrategias de resistencia contra la dictadura en Chile y lecturas desde el contexto neoliberal actual.

Raúl González indica que el Instituto de Humanidades ha buscado caracterizarse en una transdisciplinariedad que ha ido construyendo a través del debate. En ese sentido, cada uno de los temas que se mostrarán en el seminario son una evidencia de conceptos y enfoques que vienen de distintas disciplinas que al enlazarse, van dando forma a una mirada mucho más holística e integral. Este intercambio, según señala, es para producir ese sentido de transdisciplinariedad, que es en definitiva, una de las definiciones del Instituto, al igual que otros aspectos como la referencia a América Latina.  Él estará a cargo de dialogar sobre “Grandes hitos en la historia de los usos y las representaciones desde la humanidad respecto/hacia la naturaleza” y “Las grandes miradas sobre el desarrollo en el siglo XX hasta la actualidad”

Estas áreas del encuentro dibujan una panorámica que promueve el diálogo entre académicos, estudiantes y quien se sienta interesado, convoca, Mariana Valenzuela, antropóloga (UAHC) y Doctora en Estudios Americanos (USACH). También es parte de la organización del seminario y, desde este espacio, aportará con dos ponencias que evalúan el género como capital político y sus asimetrías. Valenzuela, destaca que tanto la materia de su exposición como el de la veintena de expertos participantes son parte de la agenda país y de una reflexión de mucho mayor alcance “que nos permite pensar hacia dónde nos dirigimos como sociedad, qué está sucediendo en América Latina y, por cierto, dialogar en torno a eso. No tocamos un tema en específico, pero abordamos todos los demás desde una visión global y también con la capacidad de mirar para atrás y ver qué es lo que nos dice esta investigación”, argumenta la académica.

Entre estas temáticas contingentes, que incluyen un análisis de la masculinidad como insumo relevante en el desarrollo de la dictadura, diversos extractivismos y otros de nivel global, destacan los avances en la investigación algorítmica de profesor Claudio Celis en “El problema del valor trabajo en el nuevo contexto del capitalismo algorítmico”. Parte de una tesis acerca de cómo la automatización de los procesos productivos no es el conflicto en sí, sino la forma en que ese proceso puede ponerse al servicio de la creación humana. Un asunto que cobra vigencia al día de hoy ante el conflicto que enfrentan los trabajadores de trasnacionales que se ven paulatinamente reemplazados por la tecnología, como mencionaba anteriormente la profesora Cecilia Sánchez.

En otra de las jornadas, la historiadora Francisca Durán compartirá registros sobre las prácticas artísticas y culturales de los presos políticos en centros de detención durante la dictadura, un tema poco investigado y que aflora a través de entrevistas e historias de vida: “En estos espacios existió una necesidad de recuperar ese pasado histórico a través del arte dados los acontecimientos propios de este territorio donde también hubo lucha, trabajo y crisis”, explica la académica.

Sobre el tenor y proyección de los temas en investigación, la profesora Cecilia Sánchez declara a la crítica como la columna de esta serie de ponencias. Una crítica que no naturaliza ningún tema ni presenta verdades absolutas. “En ese sentido, la labor crítica no es la de oponerse a algo sino generar un tipo de reflexión que nos hace pensar en lo posible y en nuevos deberes para los seres humanos y nuestra relación con la naturaleza. Todo esto puede ser parte de las humanidades”, estima la profesora, quien se declara optimista de este vital rol de repensar la ciencia humana en un contexto que fortalezca la ciudadanía, tal como propone el Instituto de Humanidades de la UAHC. También ofrece, a quien quiera permanecer expectante de las soluciones que proponga la reflexión, estar “en un estado de alerta respecto a las mismas contingencias y emergencias que nos asedian”, dice.

 

El programa completo, sus fechas y conferencistas invitados pueden conocerse en el siguiente link