Modelo Educativo

El Modelo Educativo de la Universidad destaca por su visión crítica—transformadora de la educación y la sociedad. Inspirado en la promoción y defensa de los derechos humanos y de la democracia, tiene como principios básicos la valoración del desarrollo sustentable e inclusivo, con especial énfasis en la equidad y la eliminación de todo tipo de discriminación; la construcción de un espacio educativo con una mirada abierta y pluralista, que hace del pensamiento crítico un sello formativo de su docencia; y la participación como un valor central de la gestión académica e institucional.

Marco Nacional de Cualificación y Transferibilidad

La implementación del modelo educativo en su dimensión curricular fue desarrollada por el conjunto de actores que componen la comunidad educativa: profesores, estudiantes, titulados/as y miembros expertos de organizaciones gremiales y científicas, además de empleadores en cada una de las áreas disciplinares. La forma adoptada es la de una innovación curricular que dialoga con el Marco Nacional de Cualificaciones, en donde los programas de carrera transitan potencialmente por el conjunto de certificaciones: bachillerato, licenciatura y título profesional.

Esta innovación incorpora el sinceramiento de cargas horarias para la transferibilidad de los desempeños certificados y para el fortalecimiento de la movilidad estudiantil a través del Sistema de Créditos Transferibles.

 

Áreas de formación

Todos los programas de pregrado están conformados por tres planes formativos que se articulan vertical y transversalmente:

Área de formación general

 

Conformado por cátedras que son comunes para toda la Universidad y nacen con el fin de acompañar a los estudiantes en el descubrimiento de los principales elementos que constituyen el sello identitario del proyecto educativo: la pluralidad, la crítica a la razón puramente instrumental, la promoción de los derechos y la búsqueda de justicia.

Actualmente, la Universidad cuenta con cinco cátedras básicas, de las cuales tres son obligatorias para todas sus carreras, de acuerdo a cada Plan de Estudios. Estas son:

  • Subjetividad y razón en el mundo moderno.
  • Comunidad y sociedad.
  • Historia social y política del siglo XX.
  • Economía, sociedad y naturaleza.
  • Derechos humanos, género y multiculturalismo.

Área de formación de facultad

 

Conformado por cátedras que son comunes a todas las carreras de una facultad. Tiene por objeto la restitución de un campo interdisciplinar a través del diálogo entre saberes y modalidades de actuación profesional. Cada facultad (Artes, Ciencias Sociales, Pedagogía) y el Instituto de Humanidades, intenta condensar en estas cátedras, aquellos elementos que siendo de interés común, posibilitan una mirada conjunta a los campos del conocimiento y sus problemáticas.

Área de especialidad

 

Conformado por aquellas cátedras que son propias del desarrollo disciplinar. A través de ellas el estudiante se involucra con el conocimiento genérico, abordando temáticas y problemáticas de corte conceptual, procedimental y actitudinal, que caracterizan a la disciplina. Todo esto, con el conocimiento específico en las dimensiones teórica, metodológica y técnica, propias del ejercicio profesional futuro; y con el conocimiento en la acción a través de las prácticas de inserción temprana en ámbitos laborales concretos.

 

Ver programas de apoyo al estudiante

 

Descargar Modelo Educativo completo